Ir a contenido

NEGOCIACIONES EN ANDALUCÍA

PP y Cs rechazan el desafío de Vox con la violencia machista

El partido ultra pide eliminar esa norma para apoyar el Gobierno de Moreno

Populares y naranjas cierran filas y siguen negociando el reparto de consejerías

Pilar Santos / Julia Camacho

Javier Ortega: Venimos a combatir todas las leyes que son sectarias

Las negociaciones para hacer a Juan Manuel Moreno Bonilla (PP) presidente de la Junta de Andalucía se han topado con un obstáculo ya conocido, pero que hasta ahora los dirigentes de ese partido y de Ciudadanos habían hecho como que no veían. Esas dos formaciones, que se han aliado para desalojar a Susana Díaz (PSOE) del Palacio de San Telmo, necesitan que los 12 diputados de Vox apoyen a su candidato y, también, que les ayuden a sacar adelante las leyes cuando la legislatura eche a andar. Sin embargo, el partido ultra alzó la voz este miércoles y les recordó que ellos defienden la derogación de la ley de violencia de género, por lo que no apoyarán un Gobierno que apuesta por aportar la "dotación presupuestaria suficiente" para desarrollar las medidas incluidas en esa norma para prevenir y proteger a las mujeres del machismo. Tanto los populares como los naranjas se apresuraron a decir que no cederán ante esta demanda. Se da la circunstancia, además, de que Moreno fue secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad en el primer Gobierno de Mariano Rajoy, por lo que conoce bien esta lacra social.

Vox afirma que no le dará su apoyo si no elimina ese punto del acuerdo. "Esos pactos que los suscriban con PSOE y Podemos. En política social todos siguen, con sumisión lanar, los mandamientos de la dictadura de género. ¿Dónde el cambio?", escribió en Twitter el portavoz ultra en el Parlamento andaluz, Francisco Serrano. El partido de Santiago Abascal obtuvo rápidamente la respuesta. Primero, Javier Maroto, vicesecretario de Organización del PP, les pidió en la Sexta que tuvieran "altura de miras" y no pusieran "líneas rojas" para el cambio en Andalucía. Maroto se mostró contundente en la voluntad de su partido de seguir apoyando la lucha contra la violencia de género. "Esa es la prioridad y es compatible con decir que quien haga una denuncia falsa pague por ello", añadió. Por parte de Cs habló su presidente, Albert Rivera. El político respondió también esa red social que "la libertad y la igualdad no se negocian".

Repetición electoral

"Si alguno de los tres frustra el pacto, lo pagaría en las urnas", lanzó Maroto ante la posibilidad de que Vox esté buscando la repetición electoral. En Génova, no obstante, descartan que esa amenaza en Twitter sea fruto de esa estrategia de los ultras, porque creen que no se arriesgarán a que, en una nueva convocatoria, la izquierda pudiera llegar a sumar mayoría y mantenerse en el poder.

En el cuartel general de los populares recuerdan que Abascal también ha escrito varios mensajes a lo largo del mes de diciembre que daban a entender que sus 12 diputados no votarían a favor de la composición de la Mesa del Parlamento andaluz y, finalmente, la semana pasada, ayudaron a que Marta Bosquet (Ciudadanos) se hiciera con la presidencia de la Cámara.

Este jueves se celebra la primera reunión de ese órgano del Parlamento, en la que Bosquet analizará con el resto de miembros el posible calendario para comenzar la ronda de contactos con los partidos para verificar qué candidato tiene más apoyos y poner fecha al debate de investidura, que podría ser el 16. 

En ese encuentro también se verá si hay unanimidad de los cuatro grupos presentes por votación (PSOE, PP, Ciudadanos y Vox) para dar sitio en la Mesa a Adelante Andalucía, aunque sea una vocalía sin voto, con el objetivo de dar cumplimiento al reglamento, que apunta que todas las fuerzas deben estar representadas en ese órgano de gobierno.

Las consejerías 

Mientras tanto, PP y Ciudadanos ultiman la estructura del futuro Ejecutivo, que tendrá menos consejerías de las 13 actuales. Las dos formaciones pleitean por hacerse con Hacienda. El PP dejó claro días atrás que era una consejería vital y apela a su experiencia de gestión para asumirla.

Juan Marín, el líder de los naranjas en Andalucía, también ha aventurado estos días la importancia de que Presidencia, el área que coordina la labor del Ejecutivo, pudiera ser de Ciudadanos, para ejercer de contrapeso a Moreno. Fuentes de ambas formaciones, en todo caso, admiten que Marín puede ser vicepresidente. Más allá de estos asuntos, en el PP hay preocupación acerca de cómo se realizará el traspaso de competencias, dado que no hay precedentes en la comunidad.