Ir a contenido

REIVINDICACIÓN EN LA CÁRCEL

Jordi Turull, ingresado en la enfermería de Lledoners en su 14º día de huelga de hambre

Tras casi dos semanas sin ingerir alimentos, Sánchez y Turull empiezan a sufrir las consecuencias del ayuno

El Supremo, tribunal del que dependen los presos, no ha sido informado del deterioro de su estado de salud

Ángeles Vázquez

Jordi Turull, el pasado 23 de marzo, a su llegada al Tribunal Supremo.

Jordi Turull, el pasado 23 de marzo, a su llegada al Tribunal Supremo.

El 'exconseller' Jordi Turull ha sido ingresado en la enfermería de la cárcel de Lledoners en su decimocuarto día de huelga de hambre, según ha publicado su médico, el presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Jaume Padrós, en Twitter. El deterioro de salud del diputado catalán no ha sido comunicado al Tribunal Supremo ni por el facultativo ni por el centro penitenciario, pese a que se encuentra preso por decisión de este tribunal en la causa por rebelión, sedición, malversación o desobediencia que sigue contra él y otros 17 líderes del 'procés', informaron fuentes jurídicas a EL PERIÓDICO. 

"Esta noche se cumplirán dos semanas desde que Jordi Sànchez y Jordi Turull iniciaron su huelga de hambre. A pesar de mantenerse estables, el tiempo transcurrido y la situación individual han hecho aconsejable el ingreso de Jordi Turull en la enfermería del centro penitenciario de Lledoners", ha escrito Padrós en Twitter.

En el Supremo preocupa el estado de salud de los cuatro presos que han iniciado una huelga de hambre y ha sorprendido y, en cierto modo, preocupado, no haber sido informado de la necesidad de que Turull ingresara en la enfermería. A ello contribuye que a través de Twitter se ha sabido que el 'exconseller' firmó un testamento vital antes de iniciar el ayuno junto al expresidente de la Assemblea Nacional Catalana; Josep Rull y Joaquim Forn, se sumaron dos días después.

El alto tribunal debe velar por que los cuatro, al igual que el resto de acusados presos, estén en perfectas condiciones para declarar en el futuro juicio que, salvo sorpresa mayúscula en la vista del próximo día 18, empezará a celebrarse en enero. Para ello, el Supremo deberá determinar si es conveniente trasladarlos a cárceles madrileñas o pueden permanecer en Lledoners hasta que comience la vista oral, cuando ya será obligatorio que estén en prisiones cercanas al alto tribunal. La decisión se adoptará por los siete magistrados que componen la sala que les juzgará, previsiblemente tras realizar los exámenes médicos que corresponda por parte del forense.

Aunque, según fuentes penitenciarias, ese no sea aún el caso de Turull, en 1990 el Tribunal Constitucional avaló la alimentación forzosa de los presos. Por 10 votos a favor frente a dos el alto tribunal rechazó los recursos de unos presos del GRAPO y estableció que, aunque la alimentación forzosa a los presos limite su libertad e integridad, está justificado ante "la necesidad de preservar el bien de la vida humana". En  el caso de Turull, dejará por ahora de realizar trabajos penitenciarios y permanecerá en la enfermería de prisión tal y como han indicado fuentes de su grupo parlamentario.

Han tomado la decisión después de que este viernes, al recibir los resultados de los análisis del día anterior, según JxCat, han observado que había las "alteraciones habituales en los casos de personas que hacen huelgas de hambre" y los servicios médicos han pedido a Turull que "se traslade a la enfermería para poder hacer un seguimiento mejor".

Reacciones

Los primeros en reaccionar al ingreso en la enfermería de Turull han sido los miembros de la CUP desde su Twitter oficial. La secretaria general de ERC, Marta Rovira, que se encuentra huida, ha mostrado también su apoyo en las redes sociales.

"No se prevé alimentarlo"

Según han informado fuentes penitenciarias, Turull se encuentra en las dependencias de la enfermería de Lledoners para ser asistido por los equipos sanitarios, aunque no se prevé empezar a alimentarlo.

En el caso de que empeore, el 'exconseller' sería trasladado al hospital penitenciario de Terrassa (Barcelona), donde ingresan los reclusos que necesitan ser atendidos en un centro sanitario.