Ir a contenido

MEMORIA HISTÓRICA

Sánchez apuesta por un museo de la memoria fuera del Valle de los Caídos

El presidente cree ahora que el recinto no puede acoger un centro de este tipo debido a su "carga simbólica"

Oposición y entidades memorialistas no entienden en el cambio de postura

Juan Ruiz Sierra

Pedro Sánchez y Evo Morales. En su encuentro, Sánchez ha anunciado que renuncia a hacer un museo de la memoria en el Valle de los Caídos. / AIZAR RALDES (AFP)

La intensa experiencia que ha traído consigo la próxima exhumación de Francisco Franco, que tendrá lugar antes de que acabe el año, ha provocado algunas transformaciones en Pedro Sánchez. El presidente del Gobierno considera ahora, cinco días después de que el Gobierno aprobara la salida de los restos del dictador fuera del Valle de los Caídos, que su "falta de experiencia" hizo que pensara que el asunto fuese más sencillo de lo que es en realidad. Por eso anunció a finales de junio que el cadáver embalsamado de Franco sería trasladado antes de agosto. Pero hay otro cambio. Sánchez ya no cree que el Valle de los Caídos, donde están enterradas cerca de 34.000 víctimas de la guerra civil de ambos bandos, pueda ser reconvertido en un museo de la memoria, como hasta ahora habían defendido los socialistas.

Sánchez sigue apostando por un centro que aborde la guerra civil y la dictadura, pero no en el recinto que acoge los restos de Franco. A bordo del avión que le trasladaba de Chile a Bolivia, dentro de una gira latinoamericana que también le llevará a Colombia y Costa Rica, el presidente del Gobierno se detuvo en su nueva propuesta.

"La opinión del Gobierno es que no puedes resignificar el Valle de los Caídos debido a su carga simbólica. Es imposible. Hay víctimas de los dos bandos. Veo muy difícil que sea otra cosa que un cementerio civil", dijo el jefe del Ejecutivo en conversación informal.

Poco después, durante una comparecencia con el presidente de Bolivia, Evo Morales, Sánchez volvió a insistir. "Ninguna democracia puede rendir homenaje a un dictador. Esa decisión dignifica nuestra democracia. A partir de ahí, se va a producir un debate parlamentario. La opinión del Gobierno es que el Valle no puede ser un lugar de reconciliación. Tiene que ser un lugar de reposo, un cementerio civil para las víctimas de la guerra civil y del franquismo que están allí enterrados", explicó.

La posición anterior

Se trata de un importante cambio de posición. El pasado diciembre, en su iniciativa de reforma de la ley de memoria histórica, el PSOE defendió la necesidad de reconvertir el Valle "en un centro nacional de memoria, impulsor de la cultura de la reconciliación, la memoria colectiva democrática y la dignificación y reconocimiento de las víctimas de la guerra civil española y la dictadura, a través de proyectos y programas culturales, museísticos y de investigación". Sánchez cree que un centro de este tipo es necesario en España, pero no en el Valle. Durante la tramitación del decreto que permitirá la exhumación de Franco, los socialistas harán una propuesta de este tipo.

La memoria histórica estuvo muy presente el viaje del presidente a Chile, bajo la dictadura de Augusto Pinochet entre 1973 y 1990. Sánchez visitó el Museo de la Memoria en Santiago de Chile. Se emocionó, explicó él mismo. El trágico destino del expresidente Salvador Allende, que optó por suicidarse en el palacio presidencial (la llamada Casa de la Moneda) para no rendirse ante el golpe de Pinochet, tuvo un papel importante en la formación ideológica del líder socialista. En su casa, cuando era pequeño, había numerosos objetos (discos, sobre todo) relacionados con el país andino.

"Chile nos lleva ventaja porque ya hubo una comisión de la verdad. En España debe haber una", dijo el presidente del Gobierno. Esa será otra de las iniciativas que el PSOE impulsará durante la tramitación del decreto sobre la exhumación de Franco, que reforma la ley de memoria histórica. A su juicio, ese organismo debe "ser lo más plural posible e incorporar todas las perspectivas históricas sobre la guerra y la dictadura, para que de una vez por todas se cierren todas las heridas".  

Críticas al cambio

Este cambio de posición le ha supuesto críticas desde varios frentes. Albert Rivera y Pablo Casado han vuelto a coincidir, esta vez usando el término "bandazo" para desdeñar el nuevo anuncio de Sánchez. El líder de Ciudadanos le ha pedido a Sánchez que "haga caso" al informe que elaboró el grupo de expertos sobre el Valle de los Caídos en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero. La responsable federal de Memoria Democrática de Izquierda Unida, Esther López Barceló, también ha evocado a ZP, pero desde otra óptica. Ha acusado a Sánchez "caprichoso" y de "improvisar como en la peor etapa" del expresidente con respecto a la gestión del Valle. 

Los reproches no solo han llegado desde el ámbito político. Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, tampoco entiende el cambio de postura del jefe del Gobierno, pues considera que un cementerio civil es compatible con el "relato" en el mismo Valle de los miles de presos políticos que participaron en su construcción. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.