Ir a contenido

RENOVACIÓN DEL ENTE PÚBLICO

El Gobierno atrae a ERC y PDEcat y logra renovar RTVE

El Ejecutivo insiste en tender la mano y el independentismo se suma al pacto sobre el ente

Batet y Borrell se reparten papeles para evidenciar que hay cambios pero también límites

Juan Ruiz Sierra Gemma Robles

El Gobierno atrae a ERC y PDEcat y logra renovar RTVE

DAVID CASTRO

Nueva muestra en el Congreso de acercamiento entre ERC y PDeCAT y los socialistas. No fueron meras palabras. Hubo resultados prácticos. Mientras los dirigentes catalanes presos llegaban este miércoles a las cárceles de Catalunya después de que el Gobierno de Pedro Sánchez lo haya propiciado una vez terminada la instrucción en el Tribunal Supremo, se forjaba el acuerdo necesario en el Parlamento para renovar la cúpula de RTVE, gracias al apoyo del independentismo a la iniciativa del PSOE. Sale así aprobada la primera iniciativa relevante que Sánchez somete al examen de las Cortes. La nueva mayoría vuelve a imponerse.

Ya habían avisado en los últimos días los diputados Joan Tardà y Jordi Xuclà desde las filas republicanas y exconvergentes que el voto de los suyos, imprescindible, estaba en el aire, pero que bastaría un gesto en pro del diálogo sin condiciones por parte del nuevo Ejecutivo para que recogieran el guante. El acercamiento de presos, al menos en público, ni lo valoraban, porque ellos, recordaban, consideran que deben ser libres, no solo trasladados a las cárceles catalanas.

Por triplicado

En cualquier caso, el gesto político que se reclamaba llegó por triplicado. En tan solo 24  horas, la vicepresidenta, Carmen Calvo; el ministro de Exteriores, Josep Borrell, y la titular de Política Territorial, Meritxell Batet, señalaron en el Congreso que el 'president', Quim Torra, puede llegar el lunes a La Moncloa, donde se reunirá con Sánchez, y hablar de lo que quiera. Incluida la autodeterminación. Lo que no significa, advirtieron todos los miembros del Ejecutivo, que se acepte, bajo ningún concepto, un referéndum sobre la independencia.

Pero con eso fue suficiente. Bastó convertir una reunión entre dos dirigentes en una cita política y no en un juego del tabú donde se prohíben determinadas palabras. Aun así, los discursos de Batet y Borrell tuvieron matices distintos durante sus comparecencias parlamentarias en la mañana del miércoles. La ministra insistió en el diálogo y en las propuestas que están sobre la mesa para intentar rebajar la crisis territorial. El jefe de la diplomacia, cuyo objetivo era explicar las líneas de la política internacional en la nueva etapa, acabó admitiendo que ha dado orden a los embajadores españoles para que, en caso de conflicto con el independentismo, sigan el ejemplo de Pedro Morenés en Estados Unidos, cuando le frenó los pies a Torra por decir que en este país no se respetaban los derechos humanos y había presos políticos.

"Restablecida la legalidad, el primer paso es la recuperación de las instituciones y el diálogo. Ese será el núcleo de la reunión [entre Sánchez y Torra], con reciprocidad y lealtad. Es necesario escuchar las propuestas del otro, conscientes que detrás está una parte importante de los ciudadanos. Cada uno de los presidentes tiene derecho a expresar todo aquello que considere oportuno", dijo Batet.

El tono de Borrell, como es habitual, fue otro. El ministro de Exteriores subrayó que el Gobierno dará una respuesta "firme y sosegada" a los intentos de deteriorar la imagen de España en el exterior, presentándola como un país que vive un "'revival' del franquismo".

Flores, nuevo presidente

Pero ERC y el PDECat otorgaron más importancia a las palabras de Batet y acabaron apoyando la renovación de RTVE, mostrando que la mayoría parlamentaria que llevó a Sánchez a la Moncloa es endeble y está sujeta a todo tipo de convulsiones, pero por el momento se mantiene. Los independentistas, al igual que en la moción de censura Mariano Rajoy, unieron sus votos a los del PSOE, Podemos, PNV, Compromís y Nueva Canarias. En el otro lado, PP, que recurrirá la elección ante el Constitucional, y Ciudadanos, que ni siquiera participó en la votación.

El nuevo presidente de RTVE, elegido gracias a un decreto del Gobierno ante la imposibilidad de que fuese nombrado a través del concurso público que recoge la ley, aprobada en el 2017, será Tomás Fernando Flores, director de Radio 3. Flores, que como los otros consejeros obtuvo 177 votos a favor (uno más que la necesaria mayoría absoluta del Congreso), ha sido mejor recibido por los trabajadores del ente que los otros candidatos barajados por socialistas y morados, pero su nombramiento no ha estado exento de polémica, al recibir acusaciones de censura en el pasado. 

Junto a Flores, el Consejo de RTVE estará compuesto por Rosa María Artal, Cristina Fallarás, Juan José Baños Loinaz, Concepción Cascajosa Virino y Víctor Sampedro Blanco.  Pero el organismo tendrá una naturaleza provisional. Su mandato acabará cuando los grupos se pongan de acuerdo para llevar a cabo el concurso público. El procedimiento se encuentra bloqueado desde hace meses.

0 Comentarios
cargando