Ir a contenido

SONDEO DEL GESOP

Encuesta elecciones generales: Sánchez se pone en cabeza tras el cambio de Gobierno

El PSOE crece ocho puntos con el cambio de Gobierno y ganaría los comicios con 120 escaños

El vuelco político desploma a Ciudadanos, estanca al PP y erosiona a Podemos

Jose Rico

Encuesta elecciones generales: Sánchez se pone en cabeza tras el cambio de Gobierno
Encuesta elecciones generales: Sánchez se pone en cabeza tras el cambio de Gobierno

/

Quince días en la historia de un país es una nimiedad, pero en términos demoscópicos basta una quincena como la que acaba de vivir España para darle una vuelta de campana a un tablero político que llevaba varios años petrificado. Hace menos de dos meses, la fotografía electoral se teñía de intenso naranja con un Albert Rivera crecido ante la corrupción del PP y una izquierda que dormía el sueño de los justos. Pero el golpe de efecto de Pedro Sánchez destronando a Mariano Rajoy con una moción de censura exprés ha despertado de sopetón al PSOE, que ha pasado en dos semanas de ser el tercero en discordia a hacerse con el mango de la sartén.

El Gobierno más que paritario de Sánchez, el perfil solvente de muchos de sus ministros y las primeras decisiones del Ejecutivo, entre ellas la de acoger el barco de refugiados 'Aquarius' rechazado por Italia y Malta, han propulsado a los socialistas desde los 75-79 escaños que cosechaban en abril hasta los 116-120 que vaticina ahora la encuesta del Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO. Un sondeo efectuado esta misma semana, entre el lunes 11 y el miércoles 13 de junio, y que por tanto recoge también los efectos del primer patinazo del nuevo Gabinete: la dimisión de Màxim Huerta como ministro de Cultura tras solo siete días en el cargo por haber defraudado a Hacienda.

Ni la izquierda ni la derecha alcanzarían la mayoría absoluta, pero la suma de socialistas y podemistas se quedaría más cerca

Con estos mimbres, si hoy se celebrasen elecciones, Sánchez se auparía al 28,6% de los votos ocho puntos más que en abril. La fidelidad de voto al PSOE también ha crecido siete puntos, es la más alta entre todos los partidos y, además de retener a dos de cada tres votantes propios del 2016, los socialistas atraparían a uno de cada 10 electores de Ciudadanos y a casi una cuarta parte de Unidos Podemos. Pero eso no significa que Sánchez tuviese sencilla la gobernabilidad, pues la suma con la marca de Pablo Iglesias, su aliado natural en el Congreso, se quedaría a seis diputados de la mayoría absoluta, obligando al líder socialista a gobernar con el mismo encaje de bolillos parlamentario con el que fructificó la moción de censura.

La escalada del PSOE ha erosionado un poco más a los morados, que en dos meses han cedido otro punto y medio en voto estimado y se situarían con 47-50 escaños (ahora tiene 71 y cuatro meses atrás rozaba la sesentena). Pero nada comparado con el impacto que sufriría Ciudadanos, cuyo aturdimiento está más que justificado: de abril a junio ha retrocedido 5,7 puntos y de conquistar el oro con 114 diputados ha pasado a conformarse con el bronce con 75-80. Y si aún le aguanta el pulso al PP es precisamente por la atracción que Rivera mantiene entre parte de los votantes populares. Sin embargo, la fidelidad de voto naranja se desploma más de 22 puntos porque los socialistas sí han logrado menguar las fugas a Ciudadanos.

Descabezados y en fase de convalecencia, las huestes del dimisionario Rajoy no varían en demasía su resultado de abril. Repiten el 21% de los sufragios de hace dos meses y una horquilla de 79-83 escaños. Pero la sangría de votantes al caladero de Rivera sigue imparable: una cuarta parte de los votantes del PP en el 2016 respaldarían ahora a Ciudadanos. La derecha tendría pese a todo más difícil forjar un Gobierno alternativo, pues la suma de populares y naranjas situaría el listón como mucho en los 163 escaños, a 13 de la mayoría absoluta.

Sondeo GESOP | Evolución de la estimación de voto

Dos de cada tres españoles aprueba el relevo en la Moncloa, aunque las opiniones sobre el nuevo Gabinete están divididas

La primera encuesta del GESOP tras la moción de censura pone de manifiesto un amplio apoyo de los españoles al cambio de Gobierno, que aprueban el 65% de los ciudadanos. Cuenta con el aval casi unánime de los votantes del PSOE y Unidos Podemos, así como de seis de cada 10 electores de Ciudadanos. Solo entre los votantes del PP hay una mayoría en contra. Cuatro de cada 10 españoles valoran el nuevo Ejecutivo central y solo un 16,5% tiene una opinión negativa. Las percepciones favorables son mayoritarias entre los votantes socialistas y entre los podemistas, mientras que entre quienes eligieron la papeleta naranja en el 2016 también se da una mayoría favorable al Gabinete de Sánchez.

Eso sí, cuando se pregunta por la confianza que genera el nuevo Gobierno, la opiniones están divididas. Cuatro de cada 10 españoles le dan un voto de confianza, pero a casi el 55% no le inspira confianza alguna. En este indicador se polarizan las posiciones entre derecha e izquierda, dado que los votantes del PSOE y Unidos Podemos se muestran benévolos con el Ejecutivo frente al rechazo que le brindan los simpatizantes del PP y Ciudadanos.

En concreto, la mayoría de los entrevistados confían mucho o bastante en el Consejo de Ministras y Ministros a la hora de abordar la igualdad de género y la defensa de la libertad de expresión, un campo este último en el que Sánchez se ha comprometido a derogar la polémica 'ley mordaza' del PP. Por el contrario, reina el escepticismo cuando se trata de gestionar la mejora de las pensiones (justo con un pacto en ciernes para vincular la subida de las prestaciones con el IPC), la lucha contra la corrupción (precisamente la espoleta de la fugaz caída de Rajoy) y la mejora de la economía.

El 68% duda de que el nuevo Ejecutivo pueda resolver el conflicto catalán y solo el 27% confía en ello

Mención aparte merece la turbulenta carpeta del conflicto catalán. Con la reunión entre los presidentes Sánchez y Quim Torra aún sin fecha y la voluntad de afrontar la hercúlea tarea de reformar la Constitución, el 68% de los españoles tienen poca o nula confianza en que Sánchez consiga reencauzar las aguas revueltas del 'procés' tras el paso de la DUI y el 155. Solo el 27% tiene alguna esperanza en este sentido con el cambio de inquilino de la Moncloa. Aunque el sondeo no permite saber quién ganaría las elecciones generales en Catalunya, ERC se mueve en una horquilla de 8 a 10 escaños (ahora tiene 9), mientras que CDC caería de 8 a 5-7 diputados.

Otro dato que apuntala el éxito socialista es la importante mejora que experimenta Sánchez en su valoración como líder. El nuevo presidente roza el aprobado con un 4,9 (ocho décimas más que en abril) y se erige en el político mejor valorado, superando a Rivera (4,3, tres décimas menos), que saca su peor nota desde que irrumpió en la política estatal. Sánchez es también el mejor puntuado entre sus propios votantes y cosecha una buena nota entre los simpatizantes de Unidos Podemos (5,7), no muy lejana de la que recibe Iglesias (6,2).

Sondeo GESOP | fidelidad de voto y transvase

Ficha técnica de la encuesta del GESOP

Técnica: entrevistas telefónicas asistidas por ordenador.
Universo: población de 18 años y más en España.
Número de entrevistas: 800.
Muestreo: Estratificado por autonomía y tamaño de municipio con selección aleatoria de hogares y cuotas cruzadas de sexo y edad.
Error de la muestra: +/- 3,5% para un nivel de confianza del 95% y p=q=0,5.
Trabajo de campo: del 11 al 13 de junio.

0 Comentarios
cargando