Ir a contenido

relevo

El fiscal general tendrá que dejar el cargo con el cambio de Gobierno

Sánchez Melgar llegó a la fiscalía en noviembre del 2017 para sustituir al fallecido Maza

El Periódico

El fiscal general del Estado, Julían Sánchez Melgar.

El fiscal general del Estado, Julían Sánchez Melgar. / JUAN MANUEL PRATS

Una de las primeras decisiones que deberá tomar el Gobierno de Pedro Sánchez será nombrar un nuevo fiscal general del Estado, puesto que esta figura cesa automáticamente cuando el Ejecutivo que lo ha nombrado deja el poder. Eso significa que su hasta ahora titular, Julián Sánchez Melgar, se encuentra ya en funciones hasta que el nuevo Consejo de Ministros nombre a su sustituto. Apenas ha estado seis meses en el cargo.

Según establece el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal, el mandato del fiscal general del Estado tendrá una duración de cuatro años y solo podrá dejar su puesto en cinco supuestos, entre ellos, cuando cese el Gobierno que lo hubiera propuesto. Parece muy improbable que Sánchez opte por mantener a un magistrado designado por el PP en un cargo jurídico de indiscutible trascendencia política.

Así pues, Melgar tiene previsto retornar como magistrado a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, donde se instruye la causa por el 'procés' independentista en Catalunya. Se da la circunstancia de que el propio Melgar asumió la dirección de la acusación en ese proceso al ser nombrado fiscal general en diciembre del 2017 tras la muerte de su antecesor, José Manuel Maza. De hecho, este será el principal asunto que deberá manejar el próximo fiscal general, cuya llegada coincidirá probablemente con la la confirmación del procesamiento de los principales investigados y la posterior apertura del juicio oral.

Sánchez Melgar (Palencia, 1955) asumió al cargo con la voluntad de ejercerlo con "autonomía, independencia, prudencia y, sobre todo, valores constitucionales". Una declaración de principios que le dedicó a la única cámara que le esperaba (la de Cuatro) a las puertas del Tribunal Supremo tras conocerse su designación para suceder a Maza, en un momento marcado por las querellas que este interpuso por rebelión contra el Govern y la Mesa del Parlament.

Procedente del Supremo

Llegó a la Fiscalía procedente de Sala Segunda del Tribunal Supremo, a la que se incorporó en enero del año 2000, con los votos de los vocales del Consejo General del Poder Judicial elegidos a propuesta del PP. Ángel Acebes era entonces ministro de Administraciones Públicas.

Sánchez Melgar es juez por oposición desde 1983. Ha estado destinado en la antigua Audiencia Territorial de Barcelona, en juzgados cántabros y en el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria antes de pasar a presidir la Audiencia de Ávila desde la que llegó al Supremo. Fue uno de los impulsores de la 'doctrina Parot', que permitía prolongar las condenas a los terroristas y que tumbada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Al igual que Maza, fue uno de los magistrados del Tribunal Supremo que votó en contra de la denominada 'doctrina Botín' que permitió librar del banquillo al banquero Emilio Botín en el 2007.