Ir a contenido

Iglesias y Montero consultarán a las bases si deben dimitir por la compra del chalet

Los dirigentes de Podemos convocan el referendum interno porque se ha cuestionado su "credibilidad"

Será la tercera vez que el líder podemista recurre a una militancia muy fiel para superar un momento difícil

Manuel Vilaseró

Ambos anuncian una consulta para decidir si deben continuar o no al frente de sus cargos tras la polémica del chalet. / ATLAS VÍDEO

Pablo Iglesias e Irene Montero consultarán a las bases si deben dimitir o siguen como secretario general y portavoz parlamentaria de Podemos para hacer frente a la crisis abierta por la compra del chalet de 640.000 euros, ocho habitaciones, dos piscinas y una casita para invitados en el municipio madrileño de Galapagar. "Se ha puesto en cuestión nuestra credibilidad y honestidad lo correcto es pomer nuestros cargos a la decisión de los incriscritos", ha argumentado la dirigente de la formación morada.  

La decisión la han anunciado en  una conferencia  de prensa convocada de urgencia en la sede central partido este sábado por la tarde y en la que han comparecido brevemente con un semblante serio y cariacontecido como nunca se les había visto antes. En ningún momento han  admitido haber cometido un error al efectuar la polémica compra, porque, han dicho, "la necesitamos para preservar la inmidad de nuestros hijos y cumple con  el código ético".

Sí que han admitido, en cambio, la evidencia de que hay sectores y dirigentes de su partido que se lo reprochan. "La  decisión más coherente, más honesta en esta situación es dar la voz" a la militancia, ha recalcado Iglesias. "Nos gustaría seguir pero no es una decisión que nos corresponda", ha añadido Montero, tras advertir que dejar los cargos no sería ninguna situación excepcional. "Siempre dijimos que estábamos de paso y los mandatos en Podemos tienen una limitación de ocho años", ha recordado la portavoz. De perder la votación dejarían las actas de diputados y los cargos  del partido.

No es la primera vez que Iglesias recurre a las bases para superar un momento difícil consciente de las adhesiones que ahí concita. Ya lo hizo para ratificar el no a la investidura de Pedro Sánchez apoyado por Ciudadanos. Y también cuando acordó acudir en coalición con IU el 26-J.

Hasta ahora no ha perdido ninguna votación en la que ha puesto su figura en juego. Las bases han respaldado hasta ahora han respaldado sus decisiones más controvertidas. No le fallan nunca, aunque está vez quizás no lo tenga tan fácil. Sus afines en el pablismo ya han empezado la ofensiva con una campaña en las redes sociales.

Temor electoral

Tras estallar la polémica, diputados del partido admitieron a este diario el malestar y el miedo de que la compra del casoplón de lujo afecte decisivamente al apoyo electoral de Podemos en los próximos comicios. Muchos opinaban que la imagen del chalet no iba a poder borrarse del imaginario colectivo, que iba a ser una huella indeleble en la valoración del líder morado y la portavoz parlamentaria.

Antes de comparecer en rueda de prensa, la dirección de Podemos  ha enviado un correo electrónico a todos sus militantes en el que denuncia la persecución mediática que están sufriendo ambos, algo que entienden que sucede por pertenecer a la formación morada.

Tanto Iglesias como Montero han lamentado que se haya "violado" su intimidad hasta el extremo de "venderse por 30.000 euros fotos de una visita de Irene al ginecólogo, e  incluso imágenes de la ecografía". "No hay ningún  político del que se hayan dado tantos detalles sobre su intimidad", se ha quejado el dirigente podemista. 

Trato diferenciado

En la misiva del partido se ironiza  también con el diferente trato que reciben los políticos según el partido que escogen. Así, si eligen "bien", estos tendrán "jubilaciones doradas en consejos de administración de empresas del Ibex35, invitaciones al palco del Bernabéu, sobresueldos en B o trato de favor en los juzgados". "O, simplemente, que los medios de comunicación digan de ti que eres guapo e inteligente y te pongan primero en las encuestas", añade la carta.