Ir a contenido

Las Fallas también sacrifican a Puigdemont

El expresident i el 'procés' estarán entre los grandes protagonistas de los monumentos de este año

Aparece casado con Rajoy, bailando con Junqueras, o en el trono de hielo de su exilio en Bélgica

Nacho Herrero

Un ninot retrata a Carles Puigdemont como un personaje de Juegos de Tronos en su exilio belga / Miguel Lorenzo

Un ninot retrata a Carles Puigdemont como un personaje de Juegos de Tronos en su exilio belga
Los ninots de Puigdemont i Junqueras, convertidos en pareja de baile para las Fallas
Carles Pelomocho Puigdemont, convertido en ninot
Franco sale de su tumba para devolver las libertades, en un ninot de las Fallas
Trump le pone los cuernos a Putin mientras se hacen un selfie en la exposición del ninot de València
Al ninot de Felipe VI parece apretarle el control de la Reina Letizia
Salvador Dalí, protagonista de uno de los ninots candidatos a ser indultados estas Fallas
Cristiano Ronaldo, pendiente de su imagen también en las Fallas

/

Carles Puigdemont o 'Fuigdelmón', según se mire, es uno de los grandes protagonistas de la 'exposición del ninot' de las Fallas de València que se ha inaugurado este viernes en el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe y en la que el desarrollo y el momento actual del 'procés' aparecen entre los temas más recurrentes junto con la corrupción o la vida política y social de València, desde el carril bici a las 'Reinas Magas'.

Hay una versión mística de Puigdemont, en la que se vale de la meditación para huir del mundo porque "l'han donat per CUP"; también sentado en su trono de hierro en el exilio belga; pasando por encima de la Constitución con su "pelo mocho"; y convertido en pajarito con peluquín dentro de una jaula.

Pero el ex president también comparte protagonismo en algunos de los ninots. Su relación con Rajoy no tiene término medio. En una escena el presidente del gobierno le echa a patadas de un salon del viejo oeste pero en otra ambos son portada del ¡Hola! al anunciar "la boda del año", con resentidos testimonios de sus ex parejas incluidos. En este caso, se trata de Soraya Sáez de Santamaría y Oriol Junqueras.

Su relación con el líder de ERC también ha dado juego a los artistas falleros y en uno de los ninots ambos son los bailarines de un espectáculo musical que se ensaya "en Bélgica y en Estremera" y que se llama "El de la peluca i Sangonera'. A Inés Arrimadas, que demuestra su tirón debutando como personaje, la presentan como "la matahari del procés" e incluso ha dado tiempo a colar a un partidario de Tabarnia.

En cambio Pablo Iglesias pierde protagonismo y en ese sentido ya no es el líder de Podemos sino de Pudimos. Jordi Pujol conserva aún una parte del suyo y se convierte en el maestro Yoda que debe guiar a sus discípulos a la independencia.

Rajoy no aparece únicamente como ajusticiador de Puigdemont, también lo hace como pretendiente de 'Firts dates'; retratado como 'Don Tancredo', impasible ante las decenas de casos de corrupción del PP que lleva tatuados en su traje; y movido por los hilos que maneja Sáez de Santamaria.

En esa escena ambos están frente a un cuadro de Felipe VI, también a merced de los hilos de la vicepresidenta, que aperece boca abajo como está su antecesor Felipe V en el museo de Xàtiva por haber mandado incediar la ciudad en 1707. Tampoco sale bien parado el Rey en el otro ninot en el que es protagonista, en el que aparece agobiado por el control de la Reina Letizia.

En esta nueva edición de la exposición, reaparece Franco y, cómo estará el patio para que el dictador lo haga dispuesto a "devolveros mis libertades". Como ya ocurrió el año pasado, Donald Trump y su tupé serán pasto de las llamas de muchas fallas pero antes se le podrá ver poniéndole los cuernos a Vladimir Putin mientras se hacen un 'selfie' o construyéndose él mismo su propio muro.

Pero en esta ocasión al presidente de EE.UU le ha salido competencia y Kim Jong-un se ha ganado un sitio jugueteando con sus misiles. Incluso las cuitas entre Bertín Osborne y Arévalo o Salvador Dalí tienen su ninot. Los hay también de homenaje, como el que retratata al fallecido Ángel Nieto o el que reproduce el monumento en homenaje a las víctimas del accidente del metro del 3 de julio de 2006. Todos ellos aspiran a ser el único ninot de la Fallas de 2018 que se libre de las llamas.