Ir a contenido

'Caso Palau'

9 años de cárcel para Millet y 7 para Montull por el expolio del Palau de la Música

El tribunal rebaja las penas solicitadas por la fiscalía para los dos saqueadores confesos

Rafa Julve / J. G. Albalat

Jordi Montull y su hija Gemma llegando a la Audiencia de Barcelona.

Jordi Montull y su hija Gemma llegando a la Audiencia de Barcelona. / JORDI COTRINA

Fèlix Millet y Jordi Montull, "con la necesaria colaboración de Gemma Montull", pergeñaron un entramado delictivo alrededor del Palau de la Música que les permitió desviar o apoderarse de más de 23 millones de euros entre el 2000 y el 2009 (sin contar las comisiones por los tejemanejes con CDC, valorados en 6,6 millones). Amos y señores de la entidad, los tres condenados movieron fondos a su antojo entre la fundación, el Orfeó y la Associació del Cor de Cambra hasta el punto de llegar a cometer todo un compendio de delitos: malversación de caudales públicos y apropiación indebida, falsedad en documento mercantil, falsedad contable, tráfico de influencias, blanqueo de capitales...

Por todo ello, la Audiencia de Barcelona ha condenado a Millet a nueve años y ocho meses de prisión, a Montull a siete años y seis meses y a Gemma Montull a cuatro años, seis meses y 22 días de cárcel. "Estamos muy decepcionados. La sentencia es injusta. Estamos tristes. La realidad no se corresponde para nada con el fallo", ha lamentado la exdirectora financiera del audotorio este lunes a la salida del Palacio de Justicia. "Yo no confesé ninguna autoría, solo ciertos hechos de complicidad", ha apostillado la exdirectora financiera del auditorio.

Sin embargo, los magistrados consideran que, como hicieron su padre y su exjefe máximo, Gemma Montull sí admitió ciertas ilegalidades en el juicio. Y tanto esta circunstancia como la "dilación indebida" en un proceso judicial que se inició hace casi una década constan como "atenuantes" en las tres condenas. Aunque aun así hay una notable diferencia: Millet y quien fue su mano derecha han sido sentenciados a una pena inferior a la que reclamaba el fiscal Emilio Sánchez Ulled, que pedía 14 años y nueve meses para el expresidente del Palau y 10 años y 10 meses para su segundo. En cambio, para Gemma Montull solicitó tres años de prisión, uno de ellos sustituible por una multa, lo que le hubiera evitado los barrotes por tirar de la manta, pero la Audiencia ha subido el castigo a más de cuatro años. "Tengo que leer la sentencia con mis abogados para plantear el recurso [al Tribunal Supremo, que está tardando unos dos años en resolver]", ha aseverado. Por lo pronto, la fiscalía exigirá la aplicación medidas cautelares entre las que podría incluir para Millet y Jordi Montull la petición de cárcel.

Altas sanciones económicas

Aparte de las penas de prisión, los tres condenados deben afrontar unas cuantiosas sanciones económicas. Millet ha sido multado con 4,1 millones de euros por blanqueo de capitales y por delito de fraude a Hacienda y, además, entre él y Montull (multado con cerca de tres millones) deberán devolver al Palau más de 23,2 millones de euros. Para Gemma Montull, la multa es de 2,6 millones. También se ha acordado para Millet el decomiso de otros 2,8 millones y para Jordi Montull 701.000 euros. 

Y todo ello por desvalijar el Palau a través de distintos sumideros. Dejando al margen los 3,4 millones recibidos por medrar en los chanchullos de Convergència y Ferrovial (percibían el 1,5% de las comisiones que abonaba la constructora), los dos principales protagonistas de este serial delictivo se dieron un festín con dinero de la institución que dirigían. Entre el 2002 y el 2009 retiraron de las cuentas corrientes de la fundación y de la asociación 14,3 millones de euros, de los que "al menos siete millones de euros los hizo suyos Millet, incorporándolos a su patrimonio", mientras que a Montull le correspondieron 1,3 millones. En la sentencia, los magistrados admiten que "se desconoce el destino final" de seis millones de euros que se esfumaron de los fondos de la fundació y de la asociación.

Bodas, viajes y construcciones

Entre el uso y disfrute de todo el capital ha quedado acreditado que los dos antaño prohombres de Barcelona cargaron a la fundación y al Consorci prácticamente tres millones de euros por las obras efectuadas en sus domicilios o los de alguno de sus familiares. Constan por ejemplo reformas en las casas de Millet en Barcelona y l'Ametlla del Vallès, en la de Teià de Montull o en la de su hija Gemma, quien camufló muchos de los pagos en facturas falsas bajo un archivo en su ordenador que llevaba por título 'Los Vikingos' y que ha permitido a los magistrados tirar de ironía en su sentencia: "Resulta significativo que Gemma Montull decidiera utilizar para identificar el contenido de dicho archivo el nombre de antiguos pueblos nórdicos famosos por sus saqueos y pillajes".

También ha quedado demostrado un dispendio de 648.000 euros que los dos principales condenados dedicaron a viajes, con destinos tan variopintos como México, Galicia, El Cairo, Kenia, Nápoles, Maldivas, Santo Domingo, San Petersburgo, Polinesia... A lo que hay que sumar donaciones a políticos exconvergentes (75.000 euros a Àngel Colom y 13.000 a Esteve Escuer), el abono de 164.269 euros a cargo de la fundación por los "ostentosos enlaces" de las dos hijas de Millet en el 2000 y el 2002 y, como remate, la asunción de los gastos de publicación de un libro de Montull (19.000 euros): '30 anys d'il·lusions'.