03 jun 2020

Ir a contenido

Bodas, billetes y comisiones: las curiosidades del 'caso Palau'

Hasta el lugar donde se celebra el juicio, la Ciutat de la Justícia, quedó salpicado en la investigación

Rafa Julve

Entre lo que saquearon Fèlix Millet y Jordi Montull del Palau de la Música y lo que han deparado las investigaciones durante más de un lustro dan para un sinfín de datos colaterales dignos de mención. Estas son algunas de las curiosidades del caso.

LA CULPA FUE DE LOS BILLETES DE 500 EUROS

La génesis del 'caso Palau' se remonta al año 2007, cuando Hacienda impulsó un plan para controlar los movimientos de billetes de 500 euros y se descubrió por casualidad que en el Palau de la Música los había a espuertas. Se comunicó aquella sospechosa situación a la fiscalía anticorrupción y, tras una serie de pesquisas, esta presentó en junio del 2009 una querella contra Millet y otros tres responsables de la institución musical por apropiación indebida y falsedad. Un mes después, el 23 de julio, los mossos registraron durante nueve horas las oficinas del Palau y en septiembre de aquel mismo año Millet acabó confesando que se había apropiado de 1,6 millones de euros (mucho menos de lo que se le ha atribuido finalmente). Si contamos desde el momento de la confesión, han pasado ya más de siete años y cuatro meses, más de 2.700 días. 

EL PROCESO JUDICIAL DURARÁ AL MENOS CUATRO MESES

El juicio empieza este miércoles con las cuestiones previas y no será hasta dentro de una semana cuando empiecen a declarar los 16 acusados y los 115 testigos. Según el calendario inicial, está previsto que el proceso judicial se prolongue hasta el 27 de junio, más allá de la revetlla de Sant Joan. Lo que se desconoce es cuándo se dictará la sentencia; quién sabe, quizá sea en las proximidades del 82º cumpleaños de Millet, el 8 de diciembre.

DESDE LA BODA DE LA HIJA HASTA UNA CAFETERA

De entre las martingalas más conocidas de Millet destaca la jugada que le hizo a su consuegro, a quien cobró al menos 40.000 euros por la boda de sus hijos cuando los 81.156 euros los pagó íntegramente el del Palau de la Música. Sin embargo, la investigación también permitió conocer otras grandes 'gestas' del expresidente de la entidad cultural. Con el dinero del Palau, Millet pagó desde la instalación de enchufes y la reparación de una cafetera de su casa de l'Ametlla del Vallès hasta la de los videoporteros de su domicilio y del de su hija, así como diversos viajes a todo trapo allende los mares. Tampoco Jordi Montull desaprovechó la ocasión: cargó a la institución el suministro y la instalación de una lavadora Zanussi y arregló el ascensor y la caldera de su casa de Teià, entre otras facturas. Su hija Gemma compró muebles de Ikea, instaló dos duchas termostáticas y reformó la barbacoa de casa.

LA CIUTAT DE LA JUSTÍCIA, SALPICADA

Ni el lugar donde se celebra el juicio se salva de las suspicacias. La Ciutat de la Justícia es una de las infraestructuras que aparecen salpicadas por los presuntos cobros de comisiones irregulares a cambio de la concesión de las obras. Según la instrucción del 'caso Millet', Ferrovial abonó a CDC más de cinco millones por la adjudicación de ese edificio situado en L'Hospitalet y por la construcción de la línea 9 del metro y de un nuevo pabellón municipal en Sant Cugat del Vallès. De acuerdo con las conclusiones del juez instructor Josep Maria Pijoan, la constructora pagaba por regla general una comisión del 4%, y según el fiscal CDC se quedaba el 2,5% y Millet y Montull, el 1,5% restante.

ABOGADOS Y FISCAL, VIEJOS CONOCIDOS

Se vieron las caras en el juicio del 9-N hace menos de un mes y volverán a tenerse enfrente en el 'caso Millet'. El abogado de Jordi Montull, Jordi Pina, llevó la defensa de la 'exconsellera' Irene Rigau ante el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya. A su lado ejerció como defensor de Artur Mas el letrado Javier Melero, que en este caso representará a Convergència. En la bancada opuesta tuvieron al fiscal Emilio Sánchez Ulled, y esta vez volverán a tenerlo dirigiendo la acusación pública, porque fue él quien presentó la primera querella contra Millet, en el 2009. Será un nuevo combate entre primeros espadas, al que esta vez se sumará Cristóbal Martell, abogado de los Pujol, en representación de Ferrovial.

UN FUNDADOR DE CIUDADANOS DEFENDIENDO A CDC

Decíamos que Javier Melero fue abogado defensor de Artur Mas en el juicio del 9-N y lo será de Convergència en el 'caso Millet'. También ha representado a dirigentes de este partido en otras causas relacionadas con la corrupción. Lo curioso del caso es que Melero fue uno de los fundadores de Ciudadanos, partido situado en las antípodas del actual PDECat en cuanto al debate soberanista. "Soy como el cirujano: el cirujano no pregunta al paciente cuál es su ideología. Lo que hace el abogado es dotar de estrategia jurídica a la versión de su cliente..." alegó el letrado en una entrevista en 'La otra crónica' de 'El Mundo' cuando le preguntaron por esa aparente contradicción.