Ir a contenido

Aznar sobre la Gürtel: "No soy responsable pero no me siento indiferente"

El expresidente se desentiende de la presunta 'caja b' y no se arrepiente de nombrar a Rato o de enviar tropas a Irak

El presidente de la FAES suaviza las críticas a Rajoy porque, ante las elecciones catalanas, toca "apoyar" a los constitucionalistas

Patricia Martín

José María Aznar, durante un acto de la fundación FAES. 

José María Aznar, durante un acto de la fundación FAES.  / AGUSTÍN CATALÁN

Preocupado porque España vive "el momento más difícil desde la transición", el expresidente del Gobierno, José María Aznar, ha concedido este miércoles una entrevista a la 'Cadena Ser', la primera desde hace meses porque suele preferir pronunciar diatribas en actos de la Fundación que preside, la FAES. En este formato, ha hablado largo y tendido sobre la situación en Catalunya, ha suavizado el tono contra Mariano Rajoy después de que este haya aplicado el artículo 155 pero también se ha visto obligado a pronunciarse sobre los casos de corrupción que afectan al PP. 

El exlíder conservador se ha desantendido de la presunta 'caja B'. No ha negado su existencia, pero ha aseverado que él no conoció ningún tipo de contabilidad irregular porque "no era responsable de la administración cotidiana del partido". Asimismo ha señalado que tenía "poca relación" con el líder de la 'trama Gürtel', Francisco Correa, pese a que este asistió a la boda de su hija.

Lo más cercano a una disculpa ha sido reconocer que "siente" que haya personas que "pueden ser responsables de algo", sin mencionar la palabra corrupción, además de añadir que le causa "mucha perplejidad y dolor" y que es problema que no le deja "indiferente".

Rato, un "político formidable"

Pero asunción de errores, ni uno. De hecho, ha asegurado que Rodrigo Rato, imputado en varias procesos, "fue un político y un vicepresidente del Gobierno formidable". Asimismo ha pedido no dar "verisimilitud" a todos los informes de la Guardia Civil que le incriminan y esperar a que haya una sentencia firme. 

Y, sobre otras decisiones controvertidas en su etapa al frente del Gobierno, la tónica ha sido similar. "No voy a pedir disculpas por defender el interés nacional", ha señalado en referencia al envío de tropas españolas a Irak. Si bien, cuando se le ha recordado que tanto Tony Blair como George W.Bush sí han reconocido fallos ha admitido que, a veces, "la política no es perfecta". 

El 11-M, sus ideólogos "sabían lo que tenían que hacer"

Siguiendo esta estela, Aznar ha manifestado que no "modifica ni una coma" de su afirmación sobre que los que "idearon el 11-M no están en desiertos remotos". "Lo que digo es que sabían lo que tenían que hacer", ha añadido en referencia a que su intención era que el PP perdiera en el 2004 las elecciones generales. 

Respecto al conflicto catalán, Aznar ha acusado al PP y al PSOE de "haber dejado un terreno muy grande sin hacer política" que ha sido copado, en su opinión, por los independentistas, pero ha subrayado que una vez que hay unas elecciones autonómicas a la vista, lo que toca ahora es "apoyar" a las fuerzas constitucionalistas. 

En este contexto, ha manifestado sentirse cercano a las tesis defendidas por Felipe González, quien como él pidió la aplicación del 155 antes, y ha admitido que Albert Rivera tiene unas "condiciones políticas muy relevantes". "C's tiene más escaños en Catalunya y eso será porque valoran a este partido", ha añadido. 

Las reacciones

La entrevista de Aznar ha provocado reacciones diversas. El Gobierno ha evitado entrar en el cuerpo a cuerpo y dirigentes del PP como Xavier García Albiol han defendido la gestión de Rajoy en el conflicto catalán. Mientras tanto, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha señalado que el expresidente ha confirmado a Rivera como su "principal operador" y su compañera de filas, Irene Montero, ha tildado de "vergüenza" que el exjefe del Ejecutivo no se arrepienta de haber confiado en  Rodrigo Rato.