DISCREPANCIAS ENTRE BC Y EL PSC

El referéndum divide de nuevo al gobierno de Ada Colau

Barcelona en Comú y el PSC difieren al votar sobre una propuesta de Ciutadans

Pisarello reprocha a Trias que pida abrir colegios para votar cuando él no lo hizo el 9-N

Colau y Collboni, en el momento de firmas su acuerdo, este miércoles.

Colau y Collboni, en el momento de firmas su acuerdo, este miércoles. / RICARD CUGAT

2
Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +

En un debate de desarrollo más que previsto, el gobierno de Ada Colau ha vuelto a votar dividido este viernes a cuenta del referéndum unilateral del 1-0como ya pasó en el pleno de julio a raíz de una propuesta del PP.

Después de que esta semana el grupo Demòcrata retirara una iniciativa a favor de que Colau abriera colegios para el referéndum para evitar que fuera rechazada, el pleno ha debatido sobre una proposición de Ciutadans que viene a solicitar lo contrario: respeto del consistorio de la legalidad, que este rechace cualquier requerimiento de la Generalitat para asumir responsabilidades en la consulta, informar a los funcionarios de que deben respetar la legalidad y evitar cargos económicos hipotéticos por la votación.

Barcelona en Comú ha rechazado la propuesta, que sí ha recibido el apoyo del PSC, como el del PP y, obviamente, de Ciutadans. La iniciativa, rechazada por el resto de grupos, no ha prosperado, pero ha dado pie a un nuevo intercambio dialéctico sobre independentismo en el pleno.

El presidente del grupo Demòcrata, Xavier Trias, ha vuelto a ofrecer al gobierno su respaldo para implicarse en el referéndum, pero como respuesta ha recibido un capón dialéctico del primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, que le ha afeado que solicite a Colau que abra colegios para el referéndum cuando él, siendo entonces alcalde, no abrió ninguno para la consulta del 9-N.

AUSENCIA Y LACTANCIA

La proposición ha sido defendida por la presidenta del grupo de Ciutadans, Carina Mejías, que ha afirmado: "Pedimos algo tan sencillo como que el gobierno municipal y la alcaldesa se comprometan a respetar al ayuntamiento, que es una institución pública". Al ver que Colau se había ausentado, Mejías lo ha criticado. Más tarde, cuando la alcaldesa ha vuelto a presidir el pleno, ha contestado a la concejala: "Tengo un bebé de tres meses y tengo que darle el pecho. No sé si prefiere que lo haga aquí".

Por los socialistas, Jaume Collboni ha explicado que su voto favorable respondía a la voluntad de mostrar "respeto por

Los socios también votan separados la condena a Garzón por mentir sobre las denuncias de torturas a independentistas

Noticias relacionadas

la legalidad, por el Estado democrático", aunque ha agregado: "Este conflicto no se resolverá solo con leyes".

OPERACIÓN GARZÓN

El gobierno se ha vuelto a dividir cuando el ayuntamiento ha condenado este viernes la actuación del juez Baltasar Garzón al negar que los independentistas detenidos antes de los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992 hubieran denunciado torturas: en el texto se le acusa de "faltar a la verdad". Es quizá el punto más destacado de una proposición de la CUP que manifiesta el rechazo a las torturas denunciadas por los detenidos, que condena públicamente la persecución política sufrida por independentistas y que establece la organización de un acto de reconocimiento por aquellos hechos. La CUP ha logrado el respaldo de Barcelona en Comú, del grupo de Trias y del de ERC. De nuevo, el grupo de Colau y el del PSC han votado de forma distinta. La socialista Carmen Andrés lo ha proclamado bien alto: "¡Votaremos en contra!".