Un exgerente del PP de Aguirre asegura que los empresarios donaban al partido "por cariño"

Beltrán Gutiérrez mantiene en su declaración judicial como imputado por la 'operación Púnica' que "se limitaba a decir lo que habían entregado"

Esperanza Aguirre, expresidenta del Gobierno madrileño.

Esperanza Aguirre, expresidenta del Gobierno madrileño. / JOSE LUIS ROCA

Se lee en minutos

El exgerente del PP de Madrid en la época de Esperanza AguirreBeltrán Gutiérrez, ha admitido donaciones al partido por parte de empresarios, y lejos de concebirlas como prácticas corruptas, las ha atribuido a muestras de "cariño".

Gutiérrez está imputado en el marco de la 'operación Púnica' y, en una grabación de su declaración judicial a la que ha tenido acceso la cadena SER, el juez Eloy Velasco le exhibe el contenido de dos pendrives encontrados en su casa durante unas pesquisas policiales, en los que se evidencia que Gutiérrez llevaba una caja b. "Yo me limitaba a decir que lo habían entregado", asegura Gutiérrez, que niega, al mismo tiempo, conocer los hechos pero apunta que efectivamente la fundación Fundescam, que destinaba parte del dinero recaudado a la financiación ilegal de actos electorales del PP de Madrid, recibía donativos de empresarios. No obstante, asegura que desconoce los motivos por los cuales las empresas donaban el dinero y especula que quizá lo hacían por "cariño al partido".

Durante su declaración, repleta de contradicciones, asegura que "le presentaron una vez" al empresario Óscar Sánchez Moyano, quien supuestamente colaboró en la operativa con facturas falsas, pero la fiscal le lee una conversación entre ambos, que fue intervenida por la Guardia Civil, en la que Beltrán habla en clave de si "hay agua en el cántaro"; de "aguas minerales" e intercambio de "cromos". Entonces, el juez le pregunta si se estaban refiriendo a "dinero" y responde: "No lo sé, puede ser".

Te puede interesar

Durante el interrogatorio, Velasco le enumera todos los incidios, vías de financiación y fórmulas de pagos del PP de Madrid por los que considera probados los hechos: "una fundación, Fundescam, una cuenta en funcionamiento del PP, una caja b y un porcentaje en torno a la contratación pública". "Hubo un exceso de gasto bajo su dirección en las campañas de 2007, 2008 y 2011", concluye.

Con todo, mantiene que los hechos son constitutivos de delitos electorales, malversación y falsedad documental y que los principales responsables de su comisión, a su juicio, son Gutiérrez; el extesorero José Ignacio Echeverría; el exsecretario general Francisco Granados; y el expresidente de la Comunidad de Madrid y director de campaña en el 2007, Ignacio González.