Ir a contenido

MOCIÓN DE CENSURA EN EL CONGRESO

Domènech ofrece a ERC un pacto en Catalunya sin el PDECat

En Comú Podem carga contra la antigua Convergència por no apoyar la moción

PILAR SANTOS / MADRID

El portavoz de En Comú Podemo, Xavier Domènech, se dirige al pleno durante su turno en la moción de censura.

El portavoz de En Comú Podemo, Xavier Domènech, se dirige al pleno durante su turno en la moción de censura. / JOSÉ LUIS ROCA

"Hemos conseguido que el debate no sea solo el PP y la corrupción. Irene Montero sacó ella solita el tema de Catalunya en la presentación de la moción y su falta de claridad en este tema se les ha vuelto en contra", se vanagloriaba este miércoles uno de los principales asesores de Mariano Rajoy. El desafío independentista ha vuelto a ser un asunto clave en este último debate parlamentario y ha servido tanto para observar cómo evolucionan las posiciones de los partidos en Madrid, como para ver cómo se va configurando el paisaje catalán post-referéndum del 1 de octubre.

En este sentido, Xavier Domènech, portavoz de En Comú Podem, aprovechó su turno en la tribuna de oradores para afear al PDECat su abstención en el examen a Pablo Iglesias y ofrecer a ERC la posibilidad de conformar una "mayoría" de izquierdas para gobernar Catalunya. "Parece que solo están dispuestos a defender la soberanía catalana cuando gobiernan ustedes", le espetó a los diputados de la antigua Convergència, a la que no invitó a participar en esos planes a medio plazo. "Ya hay la posibilidad de una mayoría para construir una Catalunya más justa, más libre y más limpia (...) Y esa mayoría la podemos construir más allá de las hojas de ruta; la podemos construir a partir de procesos constituyentes", le dijo Domènech a los republicanos, que sí apoyaron la moción de Podemos.

LA BOMBA DE LOS ANTICAPITALISTAS

Durante las dos jornadas del debate, Rajoy consiguió que se pusiera de manifiesto el díficil momento que vive Podemos ante el referéndum convocado para otoño. Lo ha tenido fácil el presidente del Gobierno, ya que la moción se ha celebrado solo un día después de que el ala anticapitalista del partido de Iglesias se desmarcara de la línea oficial y apoyara la consulta del 1 de octubre. El líder del PP le pidió claridad el martes a Iglesias, pero no le sacó de las líneas generales: que defiende el derecho a decidir pero con un referéndum pactado.

Pese a este fallo en la defensa de Iglesias, su socio catalán no dudó en cargar contra Rajoy y su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, por ser "incapaces de proponer nada" a los catalanes. "De hecho, ni la reforma constitucional que parecía que iban a hacer al principio ha salido y rápidamente se retiraron de ahí", se quejó Domènech.

PETICIÓN AL PSOE

El portavoz de En Comú Podem y también el propio Iglesias en el cara a cara con el portavoz, José Luis Ábalos, pidieron al PSOE que vayan más allá de la "plurinacionalidad". "Saben que no es un un problema solo de plurinacionalidad cultrual", añadió Domènech. El líder de Podemos espera que el secretario general, Pedro Sánchez, no dé pasos atrás después de decir que "Catalunya es una nación" y le ha pedido que sea "valiente". 

En su turno de palabra, Ábalos criticó tanto la actitud del PP como la defensa del referéndum que hace Podemos. “Usted defiende el derecho a decidir de Catalunya y el País Vasco. ¿Si todas las comunidades reivindican el derecho a decidir, ante quién lo ejercen, en qué consistiría ese Estado?”, le preguntó a Iglesias.

Catalunya también fue un episodio importante en el enfrentamiento entre Albert Rivera e Iglesias. El presidente de Ciudadanos le acusó de apostar por "demoler España" antes que arreglar las "goteras" provocadas por el "bipartidismo". "Pregúntese por qué solo Batasuna y ERC le apoyan en esta moción", le reclamó.

Mientras, Rajoy asistía a estos intercambios de reproches entre unos y otros a cuenta de Catalunya con total tranquilidad. Y no desde su escaño, sino desde su despacho de la Moncloa, que abandonó a las doce del mediodía para llegar al Congreso a escuchar a Rafa Hernando (PP). No fuma puros desde hace casi cuatro años, pero habría sido un día para hacerlo.