Ir a contenido

LAS CUENTAS PÚBLICAS

El Govern, dispuesto a ceder en educación y renta mínima con la CUP

La escasa recaudación de un eventual aumento del IRPF convierte el pulso en meramente ideológico

Discrepancias entre el Ejecutivo y los anticapitalistas sobre dónde invertir un aumento de la partida en educación

Xabi Barrena

Reunión del Consell Executiu

Reunión del Consell Executiu / FERRAN SENDRA

Cuenta atrás de los partidos independentistas para cerrar un acuerdo que permita la aprobación de los presupuestos para el 2017. El próximo sábado 28, la CUP celebra un consejo político (ampliado al grupo parlamentario) que decidirá el sentido del voto en el pleno, en principio, de inicios de febrero. Antes, sin embargo, los anticapitalistas deberán celebrar sus asambleas territoriales. Eso significa que, como muy tarde, el próximo miércoles todo el pescado debería de estar vendido. Una semana.

En las últimas horas, el intercambio entre el Govern y la CUP se ha acelerado. El martes los anticapitalistas presentaron su oferta, vehiculada a través de las enmiendas a la ley de medidas fiscales, la llamada ley de acompañamiento de los presupuestos. La primera reacción del Govern se produjo en el cónclave semanal, donde varios 'consellers' neoconvergentes, y en especial dos de ellos (entre ellos, la titular de Ensenyament, Meritxell Ruiz), exigieron "no ceder más" ante la CUP. No ceder en materia fiscal, en concreto.

Fuentes del Govern han afirmado que con todo, el Ejecutivo se halla dispuesto a llegar a acuerdos en dos ámbitos, el de la renta mínima garantizada y en educación.

Todas las partes implicadas entienden que el aumento de la dotación de la renta mínima garantizada, más allá de que lo crean justo y oportuno, es un buen gancho con el que vender el estado propio catalán cara al referéndum, un trazo que distingue de dónde se viene (Estado español) y una pista hacia dónde se va (estado catalán). Las cifras son las que deben ahora pulirse.

REIVINDICACIONES LABORALES

En educación la cuestión se complica. El Govern está de acuerdo en aumentar la dotación, pero no ve claro que ese incremento deba derivarse a lo que entiende que son reivindicaciones laborales del profesorado. No es que considere que no tengan razón, sino que preferirían destinar esos fondos a cuestiones igualmente 'justas', y que además están en el linde de la emergencia social. Ponen como ejemplo las ayudas para la escolarización de entre cero y tres años y las becas-comedor.

La CUP insiste en quitar las dos horas lectivas semanales añadidas al profesorado, como medida de ajuste durante la crisis. Este miércoles se ha celebrado la primera jornada de huelga, convocado por el sindicato CGT, minoritario en el ámbito educativo.

En el debate en comisión de este martes de las cuentas de Ensenyament, el grupo parlamentario de la CUP ha dado una calificación de "aprobado" al proyecto de presupuesto, que es de 4.821 millones de euros, un 8,52% más, aunque ha anunciado que quiere seguir negociando para "mejorarlo".

EL PULSO FISCAL

¿Y la reforma fiscal? Eso es harina de otro costal. Hay que partir de la base, para contextualizar, de que la propuesta que aporta ahora la CUP supondría un incremento de la recaudación de 500 millones400 de ellos provinentes del impuesto de sucesiones con las condiciones del tripartito, en el 2010. Entre el impuesto de patrimonio y el de renta (IRPF) sumarían, pues, apenas 100 millones, en un prespuesto de 24.000.

La oferta de la CUP prevé la creación de nuevos tramos, con más gravamen, a partir de 60.000 euros de renta. Una cifra que el Govern considera excesivamente baja. El sector republicano del Ejecutivo ya propuso, hace seis meses, con ocasión del debate de los presupuestos del 2016, aumentar el IRPF de los que declaraban más de 90.000.

En el caso de que se llegara a un acuerdo para aceptar la oferta de los anticapitalistas, pero a partir de esos 90.000, la medida afectaría a menos de 50.000 contribuyentes y conduciría a recaudar, tan solo, 22 millones más. El 0,1% del presupuesto.

Así las cosas es obvio que el debate, como se vio en la reunión del Govern del martes, puede considerarse meramente ideológico. Incluso de amor propio. Unos y otros han hecho bandera de la cuestión. Del bando neoconvergente, los pronunciamientos de la coordinadora del partido, Marta Pascal, a no ceder ni un milímetro e, incluso, jactarse de haber doblegado a la CUP, cuando estos votaron la admisión a trámite sin pactar acuerdo alguno en lo fiscal, han sido recurrentes.

EQUILIBRIOS

Por parte de los anticapitalistas, las llamadas a recortar las diferencias sociales han sido no menos reiterativas y, además, cabe sumar aquí la posición de ERC que, por un lado, está a favor ideológicamente de subir impuestos a las rentas altas, pero por el otro no quiere, en aras a la estabilidad del Govern, separarse de su aliado neoconvergente.

Por tanto, la pregunta que se lanzan unos y otros, independentistas todos, podría reducirse a ¿Por el 0,1% se va a tirar por la borda la opción de realizar un referéndum? En una semana se sabrá la respuesta.