Ir a contenido

La corresponsal de TV-3 en Valencia, candidata a dirigir la nueva RTVV

Empar Marco es una de los 20 aspirantes a comandar el ente que sucederá a Canal 9

La Generalitat valenciana reclama que el ERE aplicado por el PP sea considerado improcedente pero no nulo, lo que ha irritado a extrabajadores porque no serían readmitidos

NACHO HERRERO / VALÈNCIA

Empar Marco (derecha) junto a la también periodista Esperanza Camps, con quien escribió el libro Vertigen, en el que novelaban el cierre de RTVV.

Empar Marco (derecha) junto a la también periodista Esperanza Camps, con quien escribió el libro Vertigen, en el que novelaban el cierre de RTVV. / MIGUEL LORENZO

La actual corresponsal de TV-3 en la Comunitat Valenciana, Empar Marco, y uno de sus antecesores, Juli Esteve, son dos de los 20 aspirantes que han presentado su candidatura a la dirección general de la nueva radiotelevisión pública valenciana. Este concurso abierto para elegir al máximo responsable ejecutivo es una de las grandes novedades del ente que se ha creado para suceder a la antigua RTVV.

Entre los candidatos, en su mayoría periodistas, hay 16 hombres y solo cuatro mujeres. Además de Marco se han presentado Mar Adrián, exdirectora de IB3, y la expresentadora de Canal 9 Clara Castelló. De hecho, 15 de los 20 candidatos trabajaron en algún momento en Canal 9 o Ràdio 9, como fue el caso de Esteve, Adrián y Castelló y de otros como Salvador Enguix, actual delegado de 'La Vanguardia' en la Comunitat Valenciana; Vicent Climent, exjefe de informativos de TVV; Artur BalaguerXavier Garcia del ValleBenjamín Marín y Josep Ramon Lluch.

De manera inmediata, los integrantes del consejo de esta nueva Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació empezarán a evaluar la idoneidad de las candidaturas según los criterios que se demandaban en la convocatoria, entre los que destacan la posesión de una licenciatura universitaria o un título equivalente y acreditar el conocimiento tanto del valenciano como del castellano. Entre los méritos que también se tendrán en cuenta está el conocimiento de otros idiomas, la experiencia en el sector audiovisual o conocimientos en materia de igualdad de género.

Descartadas las propuestas que no se ajusten, se empezará a evaluar a los candidatos finalistas según un baremo que tendrá en cuenta tanto el proyecto presentado como el currículum. La idea es seleccionar a los tres más idóneos y tras una entrevista personal culminar la elección con una votación en la que se necesitarán seis de los nueve votos de los miembros de la corporación.

EL JUICIO POR EL ERE

En menos de 20 días, el largo conflicto laboral de Radio Televisión Valenciana debería tener una sentencia. Este miércoles se celebró en la Audiencia Nacional el juicio contra el ERE de extinción que aprobó el Partido Popular para cerrar los medios públicos y la Abogacía de la Generalitat pidió que, en todo caso, sea considerado improcedente y no nulo (por lo que no se tendría que readmitir a los trabajadores). Varias decenas de ex trabajadores se concentraron a las puertas del tribunal y acusaron de traición al PSPV y a Compromís, ahora en el gobierno, por esta posición.

La demanda inicial la presentó la CGT, el único sindicato que se opuso al acuerdo final, aunque otros sindicatos se han ido sumando. Todos ellos pidieron la nulidad del expediente, lo que supondría el regreso de los mil seiscientos ex trabajadores, que deberían devolver sus indemnizaciones y cobrarían los salarios de tramitación. Según la CGT, supondría un gasto de cerca de 150 millones. Su abogado alegó que la creación de una ley ‘ad hoc’ para el cierre no puede ser causa objetiva de despido y que no existía tampoco causa económica o fuerza mayor. También se cuestionó la constitucionalidad de esa ley, aunque el fiscal puso en duda esos argumentos, y se aseguró que todo fue un “acto de rebeldía” del gobierno del popular Alberto Fabra para no acatar la sentencia del TSJCV que declaró nulo un ERE anterior.

POSIBLE SUCESIÓN DE EMPRESAS

Pero, además, se juzgó también si existe sucesión de empresas entre la antigua RTVV y la nueva Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació, que prepara ya la apertura de nuevos medios públicos. El abogado de este nuevo ente argumentó que han pasado ya más de tres años desde el cierre y que todos los contratos de la antigua sociedad se han extinguido. Los sindicatos subrayaron que, además de compartir propietario y usar las instalaciones y los medios de la antigua empresa, todo este tiempo se ha seguido emitiendo en la señal de Canal 9, aunque fueran barras, y que de hecho en los últimos días se han proyectado las siglas de la nueva corporación.