Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA DEL SOCIALISMO

El PSOE perfila la salida del PSC de sus órganos de gobierno

La gestora prepara la revisión de los vínculos entre ambos partidos ante el desacato en la investidura

Los socialistas catalanes avisan de que un cambio en la relación beneficiaría a los independentistas

Juan Ruiz Sierra

Miquel Iceta entra en el comité federal del PSOE que decidió la abstención en el debate de investidura de Rajoy. 

Miquel Iceta entra en el comité federal del PSOE que decidió la abstención en el debate de investidura de Rajoy.  / JOSE LUIS ROCA

La relación entre el PSOE y el PSC está destinada a cambiar. La indisciplina que llevarán a cabo este sábado en el Congreso los siete socialistas catalanes durante la investidura de Mariano Rajoy, en la que mantendrán su rechazo mientras casi todo el grupo parlamentario se abstendrá, provocará la revisión de los vínculos entre las dos organizaciones, según fuentes de la gestora del PSOE. En el PSC, mientras tanto, dicen estar abiertos a nuevas fórmulas, pero reclaman que se tenga en cuenta el contexto político en Catalunya, donde el líder del PP es percibido como "el principal culpable de que no haya diálogo".   

El modelo a seguir, explican en el organismo que pilota a los socialistas desde la salida de Pedro Sánchez, no pasa por la ruptura de los vínculos. El PSC seguirá representando al PSOE en Catalunya y el PSOE representará al PSC en el resto de España, pero los socialistas catalanes dejarán de formar parte de los organismos de gobierno del PSOE: ejecutiva, comité federal y congreso. 

"Hasta ahora tenían muchos derechos, pero no han querido cumplir con sus obligaciones. No se puede seguir así", señala un dirigente de la gestora, en referencia a lo ocurrido en el comité federal del pasado domingo, donde se aprobó, por 139 votos a favor y 96 en contra, la traumática abstención en la investidura. Los cerca de 20 representantes del PSC en ese organismo participaron en la cita, pero el partido no se sintió concernido por el resultado. Su primer secretario, Miquel Iceta, convocó un consejo nacional (equivalente al comité federal) en el que el mantenimiento del rechazo a la continuidad en la Moncloa del líder del PP salió adelante, este martes, por 241 votos a favor y una abstención. Iceta avisó: "Quizá ahora desde el PSOE se pedirá la revisión de las relaciones", establecidas en un protocolo de 1978.

LA AUTONOMÍA

No solo se pide, sino que la decisión está muy perfilada. Con su salida de los órganos del PSOE, el PSC perdería poder (ya no podría liderar el PSOE, como estuvo a punto de lograr en el 2012 Carme Chacón), pero ganaría autonomía. "Queremos hacer una revisión tranquila y consensuada", dicen en la gestora. Los militantes del socialismo catalán, aclaran las mismas fuentes, sí podrían participar en las primarias del PSOE para elegir al candidato a la Moncloa, porque también representa al PSC. 

Este esquema es defendido por una mayoría en el PSOE: entre otros, por el presidente de la gestora, Javier Fernández, y por Susana Díaz, presidenta de Andalucía. Hay quienes piden ir más allá, como el extremeño Guillermo Fernández Vara, el castellano-manchego Emiliano García-Page y lo que queda del 'guerrismo', que llegan a plantear la recuperación de la federación catalana del PSOE. El pasado 10 de octubre, se presentó en Barcelona un manifiesto que reclamaba ese paso. Acudieron al acto unas 70 personas

POLÍTICA Y REGLAMENTOS

La gestora considera que el protocolo entre el PSOE y el PSC continúa en vigor, pero que dejará de estarlo cuando se produzca el desacato en la investidura de Rajoy, gesto en el que también podrían incurrir, a título individual, una decena de diputados del PSOE, incluido el propio Sánchez. Fuentes de la dirección de los socialistas catalanes, en cambio, señalan que el marco de relaciones tiene que mantenerse hasta el próximo congreso del PSOE, que tendrá lugar el año que viene, porque forma parte de sus estatutos y estos solo pueden ser modificados en un cónclave. Pero tampoco quieren entrar en "disquisiciones reglamentarias". Lo importante, insisten, es el "debate político".

"Esto está más en manos de ellos que en las nuestras -dicen en el entorno de Iceta-. Se puede revisar la relación, pero hay que tener en cuenta el contexto en Catalunya. ¿Cómo vamos a defender que hay que estar en España si nosotros no podemos estar en el PSOE? Hay que medir las consecuencias ante un año en el que el independentismo ya ha dicho que va a convocar un referéndum. Que el federalismo parezca imposible sería el mejor regalo para los independentistas".      

0 Comentarios
cargando