Ir a contenido

CAMINO A LA INVESTIDURA

Iceta advierte al PSC de que el 'no' a Rajoy pasará factura a la relación con el PSOE

Los cuadros del partido secundan sin fisuras desobedecer a la gestora socialista en la votación de la investidura de Rajoy

La cúpula que preside Javier Fernández ve en la decisión una "ruptura unilateral en la leal y exitosa unidad de acción" de ambos partidos

XABI BARRENA / NEUS TOMÀS / BARCELONA

Escarp: Reclamamos, una vez más, fraternidad y no renunciar a tener un proyecto común con los socialistas de España. / JULIO CARBÓ / Vídeo: ATLAS

El PSC votará 'no' en la investidura de Mariano Rajoy. El consejo nacional del partido, reunido este martes, ha dado rango de oficialidad (por 241 votos a favor y una sola abstención) a una decisión que ya adelantó el propio primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, en el consejo federal del PSOE que sancionó la abstención-apoyo al hoy presidente en funciones. Iceta, de cuyo carácter poco dado a las huidas adelante dan fe sus muchos años en la política, ha advertido a los suyos de que el 'no' "puede tener consecuencias", aunque espera que pueda haber acuerdo con el PSOE acerca de hasta dónde llega el coste de esa factura. "Espero que, pase lo que pase, podamos seguir compartiendo con el PSOE un proyecto federal para España", ha dicho.

Fernández: Si el PSC vota no,tendremos que hablar con ellos y ver como resolvemos el problema. / ACN

En la línea de la advertencia de Iceta, la gestora del PSOE ha respondido, tras la decisión del PSC, que esta "supone una ruptura unilateral en la leal y exitosa unidad de acción" que ambos partidos "vienen manteniendo desde 1978". La gestora lamenta en un comunicado que los socialistas catalanes hayan decidido votar diferente y les apela a la "sensatez", pidiéndoles que se sumen a la abstención acordada en el comité federal del PSOE.

Iceta, en su intervención ante el máximo órgano entre congresos, ha cogido al vuelo unas palabras del barón socialista manchego Emiliano García-Page, que advirtió al PSC de que "en España hay divorcio si una de las dos partes quiere". "Seamos claros, dos partes no desarrollan un proyecto en común si una no quiere", ha añadido. Y con su conocida socarronería, ha sentenciado: "Eso sí. No esperaba que el detonante de una crisis entre el PSC y el PSOE fuera un voto de investidura a un presidente del Gobierno del PP".

Los argumentos de Iceta para defender el 'no' se basan, sobre todo, en la situación política catalana, puesto que una abstención "inhabilitaría" a los socialistas catalanes "para tender puentes y proponer soluciones en el momento que más falta hace y hará". Para Iceta, "solo los que sepan gestionar diferencias y discrepancias" puede aportar "soluciones al encaje de Catalunya con España".

"Los catalanes progresistas no entenderían que, al inicio de un curso que acabará en fracaso o en desastre", en referencia al referéndum que se convocará para septiembre del 2017, "el PSC apareciera al lado de una de las locomotoras que han decidido emprender un rumbo de colisión", en referencia al Gobierno del PP y a su presidente.

INTERVENCIONES UNÁNIMES

En el turno de intervenciones en el consejo nacional, que ha durado una hora, numerosas y alineadas con Iceta han aparecido otras facetas de la política del PP que rechazan de plano, esto es, las medidas económicas.

"El PSC se ha mostrado, hoy, fuerte y cohesionado y, a lo largo de todo el proceso iniciado en las elecciones del 20 de diciembre del año pasado, y coherente", ha sintetizado la secretaria de organización de los socialistas catalanes, Assumpta Escarp. "Las intervenciones también han coincidido en mostrar la preocupación por disentir del comité federal, pero, al mismo tiempo la confianza de seguir caminando al lado de los socialistas españoles",señala. O, lo que es lo mismo, un llamamiento a la "fraternidad socialista".

MÁXIMA PLACIDEZ

Algunas de los presentes consultados por este diario han confirmado la placidez del cónclave, en el que no intervino ningún alcalde. Desde históricos del partido, provenientes de la antigua federación catalana del PSOE, hasta representantes del territorio, como el 'exconseller' Xavier Sabaté, han coincidido en el diagnóstico y la solución al dilema. Julio Villacortauno de los impulsores de la Plataforma para la recuperación de la Federación Socialista Catalana, se coló en la reunión y pidió, sin éxito, la palabra, aunque ya no milita en el partido.

Meritxell Batet hizo bueno aquello de que vive con un pie en Madrid y otro en Barcelona y ha tratado de hacer pedagogía. La que fuera mujer de confianza de Pedro Sánchez ha alegado que hay que entender que haya quien en España pueda ver con buenos ojos la abstención y que hay "que respetarlo, como se exige respeto para el PSC".