LA ENCRUCIJADA DEL SOCIALISMO

La ofensiva de Sánchez descoloca a los críticos

Los barones critican la posibilidad de un congreso en el PSOE por ser "irresponsable"

Pedro Sánchez, durante un mitin el pasado jueves en Bilbao. 

Pedro Sánchez, durante un mitin el pasado jueves en Bilbao.  / EFE / LUIS TEJIDO

2
Se lee en minutos
Juan Ruiz Sierra
Juan Ruiz Sierra

Periodista

ver +

La posibilidad de que Pedro Sánchez convoque un congreso relámpago en el PSOE para blindarse al frente del partido, desvelada el pasado jueves, ha descolocado a los barones críticos, quienes planeaban pedir la cabeza del líder tras los previsiblemente malos resultados en las elecciones gallegas y vascas del domingo. Varios de los líderes territoriales enfrentados a Sánchez abominaron este viernes de la posibilidad de que los militantes socialistas voten a su nuevo líder el 23 de octubre, una semana antes de que se convoquen elecciones si no hay acuerdo de gobierno. Sánchez, mientras tanto, cerró la campaña de Galicia y quiere retomar la próxima semana los contactos con Podemos y Ciudadanos para conformar una mayoría alternativa al PP.  

La división interna entre los socialistas se exterioriza incluso en convocatorias ajenas al terreno orgánico, sin necesidad siquiera de que los periodistas pregunten. Los presidentes de Castilla-la Mancha, Emiliano García-Page, y de Aragón, Javier Lambán, ambos enfrentados a Sánchez, celebraron este viernes en Cuenca un encuentro para ampliar la colaboración entre sus comunidades. Desde su exposición inicial mandaron un aviso al secretario general, al subrayar que no puede pactar con el independentismo catalán. Después, criticaron la idea de un congreso exprés, algo que también hizo el poderoso PSOE andaluz.

“Sánchez nos dijo a todos que era un atropello poner el sillón de Ferraz por delante de los intereses de los españoles. Nos planteó que primero había que resolver España y después los debates internos”, dijo García-Page. “Convocar un congreso antes de que se resuelva el conflicto de este país sería una irresponsabilidad”, señaló Lambán, quien también tachó de “improcedente” y “desafortunado” que la dirección socialista se enredara en los últimos días en “debates orgánicos”, con los comicios vascos y gallegos a la vuelta de la esquina.

“Hay mucha presión hacia el PSOE”, reconoció Sánchez en un mitin en Tui (Pontevedra), donde volvió a señalar que no se pensaba “abstener” para permitir la continuidad de Mariano Rajoy.

EL TEMOR

Noticias relacionadas

El equipo del secretario general insiste en que el pacto que busca es con Podemos y Ciudadanos, pero ambas fuerzas se vetan entre sí y los barones temen que se acabe intentando una alianza con el partido morado, el PNV, el PDC y ERC. Un acuerdo de este tipo iría en contra de la resolución que los socialistas aprobaron el pasado 28 de diciembre, en la que se comprometían a no pactar con el secesionismo. “Nuestro ‘no’ a Rajoy es tan íntegro como nuestro ‘no’ a los independentistas. No nos podemos plantear un pacto ni en A ni en B con ellos. La estabilidad del país no se puede basar en quien quiere romperla”, avisó García-Page.

Todos los socialistas dicen estar de acuerdo en esta posición, con las excepciones de la presidenta balear, Francina Armengol, y el líder el PSC, Miquel Iceta. “Prefiero pactar con los independentistas a un gobierno de Rajoy”, dijo Iceta en Onda Cero.