Ir a contenido

El PDC e Interior chocan por la inscripción del partido

Los nacionalistas ven una "operación política" en su contra por su independentismo

El ministerio replica que el caso sigue en tramitación y lo circunscribe únicamente a las siglas

RAFA JULVE / BARCELONA / PATRICIA MARTÍN / MADRID

Mercè Conesa, Marta Pascal, Artur Mas, Neus Munté, David Bonvehí y otros miembros de la cúpula del PDC, tras las elecciones internas.

Mercè Conesa, Marta Pascal, Artur Mas, Neus Munté, David Bonvehí y otros miembros de la cúpula del PDC, tras las elecciones internas. / DANNY CAMINAL

El Partit Demòcrata Català (PDC) ha denunciado este miércoles una "operación política del Ministerio del Interior" tras haber recibido una notificación del registro de partidos en la que rechaza el nombre y las siglas de la nueva fuerza y cuestiona los objetivos independentistas que figuran en el preámbulo de sus estatutos. El ministerio, a raíz del revuelo formado, ha replicado que el caso se sigue tramitando y que no tiene que ver con el ideario de la formación (aunque sí alude a él con una advertencia y una apelación de la ley de partidos contra la vía unilateral), sino con una denominación que, afirma, "puede inducir a confusión" con otros partidos que ya están inscritos y que han protestado por ese motivo.

"No nos quieren ni en pintura, no nos quieren ni inscribir como partido político con mil excusas", ha denunciado el presidente del PDC, Artur Mas, en una rueda de prensa junto con la cúpula de la formación fundada a partir de CDC. "Todo esto es una razón más para que la gente vaya a la Diada", ha agregado el exjefe del Govern aprovechando la cercanía de fechas con el Onze de Setembre. "Es un intento (chapucero) de impedir desde un ministerio lo que las urnas proclaman", le ha secundado Carles Puigdemont vía Twitter.

Poco después de la comparecencia del PDC, el ministerio ha reaccionado con un comunicado en el que argumenta que "la Dirección General de Política Interior no ha denegado la inscripción del Partit Demòcrata Català", sino que se limitó, el pasado 30 de agosto, a requerir "que se subsanasen los numerosos defectos formales que se han encontrado en los estatutos" presentados. "Se trata, por tanto, de una actuación de trámite, no de la resolución del expediente", ha añadido el departamento, el cual ha subrayado al mismo tiempo que se pidió al PDC que propusiera "una nueva denominación" porque la presente "impediría" su registro al ser tan parecida a la de otras fuerzas. En la notificación enviada a los exconvergentes Interior sostiene que estos intercambiaron los términos para denominarse Partit Català Demòcrata pero que esa mutación no basta para evitar confusiones.

PROTESTA DE DEMÒCRATES DE CATALUNYA

Espada en alto, el expresidente Mas ha pedido la solidaridad de la ciudadanía para "enfrentarse a estos poderes muy duros" del Estado y ha asegurado que su partido "se acabará inscribiendo" en el registro con una nueva estrategia "clara" que se definirá la semana que viene. Poco después de que la militancia bautizara a la nueva formación tras un motín a raíz de los primeros nombres propuestos, el Gobierno central ya avisó de que el PDC tenía números de ver vetada su inscripción por sus similitudes con otros partidos, entre ellos uno de reciente creación, Demòcrates de Catalunya.

Esta fuerza, fundada por exdirigentes de Unió, ya se quejó precisamente de esas coincidencias e incluso llegó a amenazar con abandonar Junts pel Sí si CDC seguía adelante con renombrarse como Partit Demòcrata Català. Lo segundo no ha ocurrido, pero según Interior el partido que lidera Antoni Castellà "se dirigió al Registro de Partidos Políticos haciendo constar su oposición a que dicha denominación [del PDC] fuese registrada". "Nosotros ya avisamos [a la antigua CDC] de que no se podrían inscribir con las nuevas siglas, que era una obviedad porque generaban confusión", ha explicado en rueda de prensa Castellà.

LA CUESTIÓN IDEOLÓGICA

En cuanto al choque ideológico, Interior ha argüido que "los fines perseguidos por el partido no forman parte de dicho requerimiento, habiéndosele advertido simplemente de que el no sometimiento al ordenamiento jurídico para la consecución de dichos fines podría ser contrario al artículo 6 de la ley de partidos políticos del 2002" que fue aprobada con los votos de CiU, el PP, el PSOE y Coalición Canaria. Literalmente, la notificación sostiene que "en relación con el preámbulo, su párrago segundo señala que el Partit Català Demòcrata quiere que Catalunya se organice políticamente como un estado independiente, 'sin renunciar a la vía unilateral para alcanzar este objetivo'. En este sentido se advierte que esa redacción entrecomillada puede incurrir en incompatibilidad" con la ley de partidos políticos, que establece que estos se ajustarán "a lo dispuesto en la Constitución y las leyes".

"No se puede registrar ningún partido con la palabra 'Demòcrata' y 'Català'. Estamos en estado de 'shock', ha manifestado la coordinadora general de los nacionalistas, Marta Pascal. A renglón seguido ha alegado: "Hay 77 partidos con la palabra 'demócrata', 40 con 'català' y 114 con el nombre del partido. Este último es el que nos permiten poner".