26 sep 2020

Ir a contenido

EL PULSO SOBERANISTA

Referéndum, la pregunta incómoda

Iceta aplaude el esfuerzo de Domènech por encajar la consulta en el marco legal pero reitera que esta no es su apuesta

ROGER PASCUAL / BARCELONA

A la izquierda, los diputados PSC Carme Chacón, Miguel Iceta y Assumpta Escarp y los diputados de En Comú Podem Lucia Martín, Xavier Domènech y Josep Vendrell, durante una reunión en la sede de los socialistas catalanes.

A la izquierda, los diputados PSC Carme Chacón, Miguel Iceta y Assumpta Escarp y los diputados de En Comú Podem Lucia Martín, Xavier Domènech y Josep Vendrell, durante una reunión en la sede de los socialistas catalanes. / Quique García (EFE)

Hace tres semanas, aunque parecen siglos, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez mantuvieron una reunión tras la que el líder de Podemos mandó la incómoda pelota del referéndum a Catalunya. "Que el referéndum lo pacten Miquel Iceta y Xavier Domènech”. Pese al tono cordial, en las conversaciones entre los líderes catalanes se ha constatado que el acuerdo es muy difícil, ya que En Comú Podem basó buena parte de su éxito electoral en el referéndum, mientras que los socialistas siguen apostando por votar solo la reforma federal.

En su último encuentro, Domènech planteó dos variantes de la pregunta para una consulta pactadaadelantadas por el diario 'Ara'"¿Está de acuerdo en que Catalunya sea un estado independiente de acuerdo con los procedimientos legales pertinentes?" y "¿Está de acuerdo en que Catalunya sea un estado independiente mediante la correspondiente reforma de la Constitución?". La primera apelaría a la ley de consultas recogida en el artículo 92 de la Constitución mientras que la segunda pasaría por abrir el melón constitucional

"Ni Iceta ni el PSC nos dijeron que las preguntas del referéndum no tengan recorrido -ha sentenciado Domènech en una entrevista en 'El matí de Catalunya Ràdio'-. El problema no es si Iceta ve bien o no las preguntas sobre referéndum, sino, si el PSOE puede asumirlas". Pese a ello En Comú Podem no piensa renunciar a la consulta. "No hay alternativa al referéndum; entre la ciudadanía española ha crecido la aceptación del derecho a decidir de los catalanes".

"Efectivamente nos dieron un documento muy interesante sobre el modelo de Estado y cómo organizar un referéndum sobre la independencia -ha explicado Iceta-. Vale la pena hacer primero un referéndum para acordar antes de plantear uno para romper". El líder socialista aplaude el esfuerzo "sincero" para encajar el referéndum en la legalidad y la "claridad" de la pregunta. Pero ha recordado que requiere un amplio acuerdo político, "un presidente que la proponga y una mayoría en el Congreso que la apoye". Y, aunque el respaldo político es casi el doble que en el 2014, cuando el referendo catalán solo recibió 47 apoyos, sigue lejos de ser mayoritario.