21 sep 2020

Ir a contenido

Iglesias convoca una consulta interna que acerca a elecciones

Podemos condiciona a las bases al ligar el resultado a la posible dimisión de la cúpula

El PSOE admite que "la vía del cambio está cerrada" y C's aboga por sondear al PP

I. MÁRMOL / J. RUIZ SIERRA / P. MARTÍN / MADRID

Pedro Sánchez, reunido con el equipo negociador del PSOE, este viernes en el Congreso. 

Pedro Sánchez, reunido con el equipo negociador del PSOE, este viernes en el Congreso.  / JUAN MANUEL PRATS

Ni la 'vía 161' (diputados) que proponía Podemos. Ni la 'vía 199' que postulaba el PSOE. Se impone la vía muerta. Las negociaciones no han sido suspendidas por ningún partido, pero la consulta convocada este viernes por Pablo Iglesias a sus bases implica, de facto, la renuncia a cualquier esperanza de acuerdo. El referéndum interno entre sus casi 400.000 militantes, tal como está planteado, sortea la posibilidad de una abstención a un gobierno PSOE-C’s y acerca el horizonte político a las urnas a final de junio. El líder podemista no será neutral en esa decisión. Anunció que asumirá lo que decidan unas bases que intuye “hartas de paripés”, pero advirtió que si no apoyan la fórmula de gobierno progresista que propone la dirección, el politburó podría dimitir. La decisión eclipsó el ánimo de los socialistas, que se consideran traicionados y admitieron, tras escuchar con estupor la comparecencia de Iglesias, que la vía de las izquierdas está cerrada, mientras Ciudadanos giraba, de nuevo, su mirada hacia el PP, el único partido que aún no da por muerta la posibilidad de un acuerdo PSOE-Podemos-C’s.

Pablo Iglesias

SECRETARIO GENERAL DE PODEMOS

"Tenemos a un PSOE secuestrado en el país de Ciudadanos y sin permiso para volver"

Que habrá una consulta entre los militantes ya lo había anunciado Iglesias en el consejo ciudadano estatal del pasado sábado. Lo que causó estupefacción fueron los tiempos acelerados y los modos. No se esperó a una respuesta de los socialistas, que se habían comprometido a estudiar las cesiones planteadas por Iglesias. Podemos se negó a comparecer tras el encuentro de este jueves con los equipos negociadores de PSOE y Ciudadanos, y cuando salió a dar explicaciones, el viernes por la mañana, anunció la convocatoria de la consulta dando por perdida la negociación, a pesar de que los socialistas se habían mostrado posibilitas tras el encuentro. Iglesias consideró que el PSOE había “volado al país de Ciudadanos” y que ahora estaba “sin pasaporte para volver”, de forma que, ante ese “inmovilismo”, lo único posible es un referéndum interno.

DOS PREGUNTAS

La fórmula no es baladí. Son dos preguntas en las que los simpatizantes deben elegir la semana que viene, entre el 14 y el 16 de abril: pacto “Rivera-Sánchez” (con esta literalidad) o gobierno progresista. No hay escala de grises y los militantes no podrán escoger una abstención. Los resultados se conocerán el lunes 18. 

José Manuel Villegas

NÚMERO DOS DE CIUDADANOS

"Si Podemos o el PP no rectifican, habrá nuevas elecciones"

La decisión de convocar el referéndum antes de dar tiempo al PSOE a hacer una valoración detenida de las propuestas de cesión presentadas el jueves por Podemos, es leída como una declaración de intenciones. 

“Gracias por no intentarlo en absoluto, Pablo”, dijo poco después del anuncio de Iglesias el portavoz de los socialistas, Antonio Hernando, que desempolvó el catálogo de críticas hacia el partido morado, guardado en un cajón en los últimos días, ante las expectativas de llegar a un acuerdo: Podemos quiere elecciones, siempre las ha querido, y se ha convertido en el indispensable aliado de la continuidad de Mariano Rajoy a través de una actitud que no ha sido “sincera”. 

Antonio Hernando

PORTAVOZ PARLAMENTARIO DEL PSOE

"Gracias por no intentarlo en absoluto, Pablo. Ahora la vía del cambio está cerrada"

Los socialistas reconocen que su espacio para lograr un pacto que les lleve hasta la Moncloa es casi inexistente, pero quieren mantener la esperanza cara al público, en un mensaje que también les sirve para la posible precampaña, señalando a Iglesias como el culpable.

LOS 'RETOQUES'

En Podemos, en cambio, defienden que en el encuentro percibieron a PSOE y C's anclados en sus posiciones. Insisten en que los representantes de C’s les transmitieron que lo máximo a lo que estaban dispuestos es a hacer algunos “retoques” en el acuerdo que ya tienen firmado con los socialistas, lo que imposibilita el acercamiento. 

Conocido el anuncio de la consulta, Ciudadanos volvió a exponer su determinación para tratar de convencer al PP de que “rectifique” y seducirle hacia una negociación que evite la repetición de elecciones. “Si Podemos o el PP no rectifica, habrá repetición de elecciones”, advirtió José Manuel Villegas, el número dos de C’s. 

Ajena a las críticas, la cúpula morada llama al voto en un claro gesto de acercamiento a las bases y una actitud de movilización con tintes de precampaña electoral. Ante una más que posible convocatoria de elecciones, Iglesias activa a sus simpatizantes con la consulta y, además, inicia una gira por España con el recién nombrado secretario de organización, Pablo Echenique.

El primer destino no es baladí: Barcelona, donde ambos dirigentes participan este sábado en un acto con los círculos podemistas con los que Echenique está determinado a retomar la conexión. Quedan por determinar multitud de incertidumbres, como si En Comú Podem, la confluencia de Podemos en Catalunya, plantea una consulta también entre sus militantes. O si Podemos actualizará el censo, algo que Echenique planteó en el documento que defendió ante el consejo ciudadano. Y la pregunta clave: ¿Habrá nuevas primarias si se repiten las elecciones o se validarán las listas que ya concurrieron el 20-D? Oficialmente ese debate no está abierto y la decisión no está tomada, pero a nadie se le escapa que, con la fricción interna ya existente entre 'pablistas' y 'errejonistas', elaborar nuevas listas podría ahondar en la ya evidente fractura del partido.