Los líos del soberanismo en el Parlament

La CUP vuelve a dejar en minoría al Govern

El grupo de CDC y ERC también constata sus divergencias internas

El ’president’ Carles Puigdemont y el vicepresidente Oriol Junqueras, en el Parlament.

El ’president’ Carles Puigdemont y el vicepresidente Oriol Junqueras, en el Parlament. / JOAN CORTADELLAS

3
Se lee en minutos
ROGER PASCUAL / FIDEL MASREAL / BARCELONA

Cuando este miércoles Junts pel Sí vio como su socio, la CUP, les dejaba en minoría en el Parlament en una propuesta socialista para dar marcha atrás a la polémica privatización de Aigües Ter Llobregat, la respuesta enojada de CDC fue clara: "Esperamos que no siente un precedente". Un día después la formación anticapitalista ha vuelto a provocar que el grupo que apoya al Govern pierda otra votación, en este caso en una propuesta para revertir algunos recortes en educación. A ello hay que sumarle que Junts pel Sí ha evidenciado su división interna en una votación en la que se ha reclamado al ayuntamiento de Tortosa a retirar de inmediato un monumento franquista.

El Govern es plenamente consciente de que esta legislatura no será la de la máxima estabilidad parlamentaria. En el horizonte no muy lejano, un gran interrogante: ¿dará su apoyo la CUP a los presupuestos? Se las prometía felices el ya 'expresident' Artur Mas cuando anunciaba su "paso a un lado" a cambio de atar en corto a los anticapitalistas. Presentó el pacto casi como una capitulación de los anticapitalistas.                                                                                                                   

EL ERROR DE ROVIRA                                                                                             

                                                                                                                                                                                                                                                                            

En una votación  sobre un monumento franquista, Puigdemont, Junqueras y Romeva han votado de distinta forma

Pero este jueves de nuevo la CUP ha demostrado que no piensa dejar de expresar su posición y que no se siente obligada a salvar a JxSí votando a favor de sus enmiendas a la totalidad a asuntos que presentan otros grupos.  En concreto, ha votado a favor de un texto del PSC que pide a la Generalitat que reconsidere los cierres de lineas de la escuela pública previstos para el próximo curso, y que se comprometa a no suprimir de forma unilateral ninguna de estas líneas y a mantenerlas en el proceso de preinscripción. La moción socialista incluía también otras medidas presupuestarias que la CUP ha rechazado apelando, esta vez sí, al argumento gubernamental de la falta de liquidez para afrontar más gasto.    

Noticias relacionadas

Sin embargo, un error de la dirigente de ERC Marta Rovira a la hora de indicar el sentido del voto de Junts pel Sí ha provocado que buena parte de sus diputados votaran a favor de una parte de la moción socialista que reclama aumentar la financiación de las guarderías.                                                                               

A esta situación se ha añadido la constatación que en determinados asuntos los diputados independientes, los de CDC y los de ERC que integran Junts pel Sí expresarán votos distintos. La CUP proponía entre otras medidas retirar un monumento conmemorativo de la batalla del Ebro en Tortosa sin consulta ciudadana (propuesta a nivel local por parte de CDC y ERC). En cambio en la votación, Oriol JunquerasMarta RoviraAnna Simó y otros diputados republicanos se han abstenido (como ha hecho el grupo de Ciutadans, por cierto) mientras que CDC, con el 'president' Carles Puigdemont al frente, han votado en contra (como el PP) en un debate tenso en el que la diputada de la CUP Mireia Boya ha llamado "filofranquista" al alcalde convergente de Tortosa, Ferran Bel. Y los diputados independientes de JxSí, entre ellos la propia presidenta del Parlament, Carme Forcadell, el 'conseller' Raül Romeva y Lluís Llach han votado a favor de la propuesta de la CUP.