LA RESACA ELECTORAL

CDC se aferra con escepticismo al derecho a decidir

Mas advierte de que el proceso soberanista será largo

Críticas internas en Convergència al descalabro en el área metropolitana

Francesc Homs junto a Irene Rigau, en la reunion del Comite Ejecutivo Nacional de Convergencia Democratica de Catalunya, un día despues de las elecciones generales del 20D.

Francesc Homs junto a Irene Rigau, en la reunion del Comite Ejecutivo Nacional de Convergencia Democratica de Catalunya, un día despues de las elecciones generales del 20D. / JOAN PUIG

Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

Tras el mal resultado electoralConvergència se aferra ahora al referéndum pactado con el Estado, pese a que ve "bajas" opciones de que esta vía fructifique en Madrid, con lo que incluso el cabeza de lista, Francesc Homs, es "escéptico" respecto a esta ventana de oportunidad que Artur Mas ve posible. La ejecutiva convergente constató que lo único a lo que puede agarrarse el partido es a ser determinante en el Congreso ante un hipotético pacto de izquierdas que incluya el referéndum que promete Podemos. Aunque esta opción, la del referéndum pactado, haya sido menospreciada por parte de CDC en los últimos meses.

Pero para los más moderados en el partido, el retorno al derecho a decidir es la ocasión perfecta para un viraje en el soberanismo: volver a una zona de mayor confort que el unilateralismo, dado que buena parte de los partidos catalanes apoyan el derecho a decidir, salvo el llamado unionismo. A ello añádase que Artur Mas, ante la ejecutiva de su partido, lanzó una reflexión en el sentido de que los ritmos son los que son en el proceso soberanista, y que el camino será largo. Esta redefinición estratégica (que Homs negó con rotundidad ante los medios de comunicación) es distinta a la línea inamovible de ERCque insiste en que es inviable negociar un referéndum en Madrid y debe seguirse solo el camino que marque el Parlament tras el 27-S. Y es también distinta a la vía rupturista que también exige la CUP en las negociaciones de investidura de Mas.

CRÍTICAS POR EL TROMPAZO METROPOLITANO

En clave interna, este lunes HomsLluís Corominas, Jordi Cuminal (director de campaña) y Josep Rull, coordinador general de CDC, se repartieron la explicación de los malos resultados ante la dirección del partido. El retroceso sufrido es un mal menor, según apuntan fuentes del partido. Otros, en cambio, como el dirigente local de Barcelona Joaquim Forn, no desaprovechó la ocasión para denunciar que el pésimo resultado del partido en el área metropolitana y en la capital de Catalunya (Democràcia i Llibertat ha quedado en última posición, solo por delante de Unió y los animalistas en ciudades tan destacadas como L'HospitaletBadalona y Cornellà, entre otras) es la crónica de un fracaso anunciado y avisado.

Un problema grave que viene de lejos y que otros dirigentes han señalado en los últimos tiempos y que constituye un auténtico "agujero negro", según la expresión de un dirigente. En el Baix Llobregat, CDC apuntan que los cambios de nombres y aliados en los ultimos meses han despistado al electorado. Pero asumen el resultado dado el contexto de dificultades del partido. En rueda de prensa, Homs y la portavoz Marta Pascal, se limitaron este lunes a admitir que hay que el partido ha de ir "revisando" su acción política, su "capacidad de penetración" y por ello debe hacer una "reflexión", sobre la que no dieron más pistas.

Noticias relacionadas

Y respecto a las negociaciones con la CUP, sigue la incógnita. Este lunes Convergència trató de afear a los anticapitalistas su último comunicado, en el que insisten en rechazar a Artur Mas como 'president'. Homs y Rull afirmaron que la CUP incurre en incoherencias cuando afirma que las elecciones generales no son sus comicios pero usa el resultado del 20-D para redoblar la presión contra CDC. El coordinador convergente dijo que de la CUP "se puede esperar cualquier cosa".

Duran se resiste a dimitir pese al descalabro

El líder de Unió y candidato de su partido a las generales, Josep Antoni Duran Lleida, expuso ante la dirección de su partido (convertido ya en extraparlamentario en el Parlament y el Congreso, tras los comicios catalanes y el 20-D) que mantiene su cargo al frente de la formación democristiana para afrontar la renovación. Unió celebrará un congreso el 16 de abril para analizar la situación. El secretario general, Ramon Espadaler,  afirmó que ayer Duran no puso su cargo a disposición del partido. Tampoco especificó si el congreso servirá para renovar la actual dirección de Unió, que se agarra a que "el derecho a decidir sigue siendo muy transversal" y es, según Espadaler, lo que siempre han defendido los democristianos.