29 oct 2020

Ir a contenido

El tablero catalán

CDC orilla los nuevos ataques de Duran a la estrategia soberanista

El democristiano se disculpa tras criticar a Convergència, ERC y a varios medios

El partido de Mas le quita hierro y recuerda que el plan del Govern es acatado por Unió

FIDEL MASREAL. BARCELONA

Lo que tienen los discursos a puerta cerrada es que, en ellos, los políticos acostumbran a mostrar mucha más sinceridad que ante los micrófonos de los periodistas. El pasado viernes, el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, ante las bases del partido en Girona, afirmó que CDC, TV-3, el programa de sátira política Polònia, RAC-1 y «algunos de Unió» están «allanando el terreno a ERC».

En una intervención desvelada ayer por Diari de Girona, el líder democristiano acusó a Esquerra de no tener «ni puta idea» de gobernar y se desmarcó del optimismo de CDC sobre el éxito del órdago soberanista lanzado por Artur Mas. «Catalunya no es solo la Cerdanya, son siete millones y medio de habitantes. Yo no os engañaré, en cuatro años nos volvemos a ver, y a ver entonces quién ha engañado a quién y cómo ha acabado este proceso de transición nacional», espetó a sus militantes en un discurso registrado por algún asistente y difundido ayer por el diario gerundense.

Entre sus dianas, Duran también situó al Diari de Girona y a EL PERIÓDICO, hasta el punto de que recomendó a los suyos no leerlos. Fuentes cercanas al líder de Unió alegaron que su alusión a EL PERIÓDICO era en una respuesta a una intervención de uno de los militantes, crítico con el seguimiento que ha hecho este diario del caso Pallerols.

LA EXPLICACIÓN / Preguntado ayer por su controvertido discurso, Duran afirmó que se trataba de una conversación privada «que ha sido troceada», por lo que, según él, «se han desvirtuado cosas». Asumió, no obstante, que «alguna palabra» que utilizó, en especial sobre ERC, «no tiene el tono más adecuado para dirigirse a un adversario político». Ante la polémica, la dirección de CDC optó por autoimponerse silencio. «Es una rabieta de niño pequeño», resumía un dirigente. El objetivo era minimizar los dardos de Duran. El conseller de Presidència, Francesc Homs, dio a entender que una cosa son las palabras y otra, los hechos. «El consejo que doy a todos es que lo que cuenta es lo que hay en los programas electorales, en el plan de Govern, y recomiendo que se esté al caso de lo que se vota», recomendó.

MANO TENDIDA / Por otra parte, Homs mantuvo la mano tendida al PSC para que apoye el Pacte Nacional pel Dret a Decidir, que hoy se constituirá en el Parlament, recordando que, en Lleida, los socialistas han apoyado una plataforma de entidades similar. Eludió, en cambio, valorar la ausencia de la patronal Foment.