29 may 2020

Ir a contenido

Los socialistas

Zapatero invertirá más de 10.000 millones en los trenes de Catalunya

Chacón detallará mañana el dinero que promete hasta el 2012 en Cercanías y la red convencional

El PSC adelanta la presentación del plan tras la polémica por las obras prometidas a Madrid

NEUS TOMÀS
MADRID

El PSC presentará mañana el esperado plan de Cercanías de Barcelona que José Luis Rodríguez Zapatero prometió el pasado 17 de noviembre ante el comité federal del PSOE. Las críticas que el presidente del Gobierno ha recibido en Catalunya tras prometer que si gana las elecciones destinará 5.000 millones a los trenes de Madrid han obligado a los socialistas catalanes a mover ficha antes de lo que tenían previsto. Por eso, y sin la presencia de Zapatero --que mañana estará en Zaragoza para clausurar la convención municipal del PSOE--, la ministra de la Vivienda y candidata del PSC, Carme Chacón, hará público uno de los compromisos estrella de su campaña electoral: destinar 10.000 millones de euros en los próximos cuatro años a la mejora de la maltrecha red ferroviaria catalana. Más de la mitad de esta inversión se destinará a Cercanías y el resto, a las líneas convencionales.

La intención inicial era que Zapatero aprovechase una de sus visitas electorales a Barcelona para anunciar con toda solemnidad este plan. Pero los socialistas catalanes no están dispuestos a que las Cercanías se conviertan, de nuevo, en munición para sus rivales, y han decidido contraatacar lo antes posible. Aunque eso suponga que, de entrada, el candidato del PSOE no pueda capitalizar personalmente esta promesa.

Chacón presentará el programa de Cercanías de Barcelona en un acto electoral en la capital catalana. Los socialistas, conscientes de que el déficit de las infraestructuras se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los catalanes, confían en que la promesa de esta inversión multimillonaria calme la inquietud de los agentes sociales. Y, sobre todo, de los electores.

DOBLE APUESTA

Chacón, que ayer se reunió en Tarragona con los candidatos socialistas en esa circunscripción, comentó que la apuesta ferroviaria de su partido es doble, al contemplar la alta velocidad y la red convencional. Destacó que el próximo lunes comenzarán las pruebas del AVE en Barcelona y que la entrada en servicio "será una realidad en muy pocos días". Subrayó, como hace a menudo Zapatero, que en el 2010 España será uno de los países del mundo con más kilómetros de alta velocidad, y que "en pocos años no solo estarán conectadas con este transporte las cuatro capitales catalanas, sino también toda España con la frontera francesa", informa Ferran Gerhard.

LAS OBRAS

El plan que se dará a conocer mañana abarca y amplía el que el Ministerio de Fomento y la Generalitat firmaron en el 2006, que incluía las obras prioritarias hasta el 2012. Entre las actuaciones más importantes destaca la nueva línea entre Cornellà y Castelldefels (cuyo coste aproximado es de 600 millones de euros); el reivindicado desdoblamiento de la línea Barcelona-Vic (250 millones) y la remodelación de estaciones como la de Arc de Triomf (40 millones, de los cuales la mitad serían sufragados por el Gobierno catalán).

Además, el plan pretende dar respuesta a algunas de las viejas demandas de los usuarios de líneas que ilustran el retraso histórico de las infraestructuras ferroviarias que dependen del Ministerio de Fomento. Este es el caso de la línea Barcelona-Manresa-Lleida.

A las inversiones que promete Zapatero deberán sumarse las que tiene en cartera el Ejecutivo catalán en los Ferrocarrils de la Generalitat (FGC). Las más destacadas son la prolongación de FGC en Terrassa (321 millones) y en Sabadell (305).

La duda que expresan en privado algunos técnicos es si, ahora que parece que habrá dinero para renovar la red, habrá proyectos suficientemente adelantados para ejecutar las obras en cuatro años.