Nuestro mundo es el mundo
Joan Tapia

Joan Tapia

Presidente del Comité Editorial de EL PERIÓDICO.

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Los peligros del nuevo Gobierno

El 'Súper-Frankenstein' tendrá serios problemas, pero a corto plazo su gran amenaza no es la ley de amnistía, sino la venganza de Iglesias: que los cinco diputados de Podemos no voten los Presupuestos de 2024

Ministros de Pedro Sánchez y nuevo Gobierno de España, en directo | Últimas noticias y reacciones

Irene Montero explota en su adiós: "Querida ministra Belarra, hoy Sánchez nos echa de este Gobierno"

Foto de familia del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez

Foto de familia del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez / DAVID CASTRO

¿Romperá España el pacto con Waterloo? ¿Era la única salida ante “la derecha retrógrada”? Sánchez llegó a La Moncloa (julio del 2018) tras la moción de censura a Rajoy. Y luego pactó con Iglesias tras la repetición electoral del 2019. ¿Se acuerdan del 'Frankenstein' de Rubalcaba? Ahora está en el Súper-Frankenstein: el acuerdo con todo el independentismo. ¿Qué pasará con su nuevo Gobierno?

Su punto más fuerte es el fondo de armario. Los jueces Margarita Robles en Defensa y Grande-Marlaska en Interior, también la ministra de Hacienda (ahora vicepresidenta) María Jesús Montero y Luis Planas en Agricultura, que son ministros desde el 2018 y que -no sin problemas- han sobrevivido a todas las tempestades. Forman una fiel columna vertebral que no puede ser tildada de proindependentista. España es España, punto. Habría que añadir a la vicepresidenta Teresa Rivera, que afronta la crisis climática, pero tiene contenciosos con los grandes grupos energéticos. ¿'Troppo' fundamentalista?

También a Nadia Calviño, que ha gestionado la economía y ha abierto puertas en Bruselas. Pero alguien que se va, o se puede ir (al Banco Europeo de Inversiones) ya no es una columna vertebral. Y su relevo no está claro. ¿Será José Luis Escrivá? ¿Por qué entonces haberlo apartado de su cargo actual antes del momento necesario? Todo parece pendiente y con la economía europea al borde de la recesión, la confusión es pecado mortal. Añadamos a José Manuel Albares, ministro de Exteriores, que es un adjunto entusiasta al presidente. Y Félix Bolaños, el superministro, defensa central y delantero centro al mismo tiempo, con la 'misión imposible' de sacar la ley de amnistía, lograr algún pacto con el PP y contentar a ERC y a Puigdemont. Fe en el presidente le sobra, pero…

La amnistía, por el torpedeo del PP en el Senado y los reparos que plantearán los jueces, no será efectiva en muchos meses y mientras tanto el independentismo no podrá hacer caer al Gobierno que puede llevarla a puerto

Los que llegan son una incógnita. Suena bien el expresidente canario Ángel Víctor Torres para Administraciones Públicas. Es un político tranquilo que intentará que los presidentes autonómicos populares no actúen siempre como espadón del PP. Y la ministra de Educación y nueva portavoz, Pilar Alegría, una aragonesa con ambición que deberá comunicar sin molestar al jefe y no decir mucho sin perder gancho. Mas dudas genera Óscar Puente en un ministerio tan potente como Transportes. Ingenio y agudeza no le faltan, pero quizás su perfil es más el de un implacable portavoz socialista bajo un Gobierno del PP.

Vamos a los peligros. El primero será la vicepresidenta Yolanda Díaz, que tras haber pactado la reforma laboral con la CEOE parece querer corregirla (contra la CEOE) y multiplicar al mismo tiempo el gasto social. Complicado cuando Bruselas ya dice que la situación fiscal española es grave. Calviño huele rápido y ya dice (portada de 'Expansión'): “Las empresas son el corazón de nuestra economía”. ¿Lo entenderá Yolanda?

El segundo peligro (segundo solo porque no es interno) es no poder recomponer alguna relación con el PP. La Constitución no puede funcionar sin cierto consenso entre los dos grandes partidos y las relaciones entre Sánchez y Feijóo están rotas. Sánchez se ríe a carcajadas de Feijóo y este dice que la risa del presidente tiene “algo de patológico”. Aquel “váyase señor González” de Aznar parece hoy casi una caricia. Mal vamos y la ley de amnistía hará que todo empeore.

El tercero es la negociación, difícil y continua, con los independentistas. No será nada fácil, pero paradójicamente la oposición del PP (y los jueces) a la amnistía puede ayudar a Sánchez. La amnistía efectiva tardará y mientras tanto el independentismo no podrá hacer caer a quien debe llevarla a puerto. Y una vez aprobados los Presupuestos de 2024 (sin ellos no hay amnistía) el Gobierno puede vivir dos años.

Pero el peligro de verdad es Podemos. En 2015 todos los 'sabios' decían que el PSOE acabaría como el Pasok griego. Los 'sabios' erraron y Podemos hoy solo tiene cinco diputados. Pero las quejas de Irene Montero hablan. Podemos no podía votar contra la investidura y hacerse así cómplice del PP. Otra cosa es no aprobar los Presupuestos de 2024 que siempre se podrá decir que están condicionados por el capitalismo de Bruselas. Y sin los cinco diputados de Iglesias no hay presupuestos. Sánchez y Yolanda han pulverizado a Podemos, pero Iglesias puede vengarse. Y en caliente.