Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Covid, libertarios y colectividad

Exigir estar vacunado para ciertas profesiones no atenta contra derechos fundamentales

3
Se lee en minutos
Miles de manifestantes se reúnen en París para protestar contra la obligatoriedad del pasaporte covid.

Miles de manifestantes se reúnen en París para protestar contra la obligatoriedad del pasaporte covid. / CHRISTOPHE PETIT TESSON (EFE)

A la espera del inicio del curso escolar, ha ido tomando cuerpo el debate acerca de la obligatoriedad de la vacunación para ciertas profesiones, ampliándose desde cuidadores en residencias y sanitarios a maestros y profesores. En la discusión a su favor o en contra, los que se oponen a la misma utilizan dos argumentos engañosos. Primero: si se exige, hay discriminación en contra los que, por las razones que sean, no se han vacunado; segundo: la obligatoriedad atenta contra derechos fundamentales de los individuos. Son falaces porque, respecto del primero, quien se ha querido vacunar ha podido hacerlo: los estocs de vacunas se acumulan, y el porcentaje de los que no están protegidos, en particular para los de 18 a 34 años, no parece aumentar. El segundo aspecto es, simplemente, falso: nadie habla de obligar. Otra cosa muy distinta es que, para ejercer ciertas profesiones, el estar vacunado forme parte de los requisitos que la permiten. Y para los que no quieran, lo acordado en Francia por Macron es ejemplo a seguir: la vacunación no es obligatoria, pero si es inexcusable si se quiere practicar determinadas profesiones. 

Las pretendidas restricciones a la libertad no son nuevas: recuerden la oposición de Aznar, cuando era presidente, a que nadie pudiera determinar cual era el nivel máximo de alcohol que él podía tolerar para conducir con seguridad. Ni tampoco somos únicos en Europa: las manifestaciones oponiéndose a controles parecidos en París, Berlín o Roma indican que ese espíritu libertario no es patrimonio nuestro. Pero sorprende esta renacida defensa de la libertad individual: nadie argumentó nada parecido en el primer confinamiento. 

En todo caso, y en lo tocante a esta discusión, ahí van algunas preguntas que no tienen fácil respuesta: los padres ¿deberían poder conocer si los maestros o profesores que atienden a sus hijos están vacunados? Y la misma argumentación (la del derecho a saber la situación sanitaria de aquellos en cuyas manos nos ponemos) sirve para dentistas, médicas, enfermeros o cuidadores/as de ancianos en residencias. ¿No debería ser el sector público el que garantizara que, en efecto, todos ellos están perfectamente vacunados? Y esa obligatoriedad, ¿habría que extenderla a otros profesionales con interacción social evidente (restauración, transportes, comercio…? Hay quien responde a esas cuestiones con un 'no' rotundo: son los libertarios de todo tipo (de derecha o de izquierda), que priman radicalmente el bienestar y las decisiones individuales; frente a ellos, se encuentran los que defienden la primacía del colectivo, y defienden que la libertad de uno termina justamente cuando afecta negativamente a la de otros

Antes que cerrar el ocio nocturno, ¿no hubiera sido más adecuado exigir el ‘pasaporte covid’ y abrir la actividad?

A diferencia de Francia o Italia, donde se han impuesto rigurosos controles de vacunación para acceder a establecimientos cerrados, aquí hemos ido con un tiento más que preocupante: antes que reclamar pruebas similares, más que razonables, se ha preferido mantener clausurado el ocio nocturno o limitar la actividad en ciertos ámbitos. ¿No hubiera sido más adecuado exigir la vacunación y abrir la actividad? Pensando ya en la sexta ola, la combinación de altas tasas de vacunados y pasaporte obligado debería ser la política a seguir, si es que a nuestros dirigentes no les tiembla el pulso a que se les acuse de atacar las libertades individuales.

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

De parecidas exigencias a la de vacunarse está plagada nuestra vida cotidiana: nadie discute que para embarcarse en un avión se demande estar libre de la enfermedad; ni, por descontado, tampoco se utiliza ese argumentario para atacar las restricciones a la velocidad en carretera u obligaciones vinculadas (límites al alcohol, al uso del móvil, etcétera); al igual que la vida en común exige limitaciones al ruido, horarios determinados y otras restricciones. ¿Por qué, pues, la oposición al ‘pasaporte covid’? Exigencia no es obligatoriedad. No vayamos a confundirnos.