DEL COVID-19 A LAS ELECCIONES

Koeman puede con todo

Se lee en minutos
Ronald Koeman, en el partido ante el Eibar.

Ronald Koeman, en el partido ante el Eibar. / JORDI COTRINA

Yo sé que hay que llenar muchas horas de televisión. Sé, por supuesto, que el archivo de partidos de Barça TV debe ser maravillosamente interminable, pero siempre que estoy esperando la comparecencia de Ronald Koeman, encima anoche coincidiendo con la llegada de los Reyes Magos a Barcelona, la lluvia de partidos y goles sensacionales con las que mato el tiempo hasta que sale ‘Tin Tin’ es para destrozarte anímicamente pensando en lo que han terminado convirtiendo a este equipo los distintos responsables, directivos y deportivos, que ha tenido el Barça.

Repito, ver triunfos sonados y preciosos en San Mamés, en la vieja ‘catedral’, con Valdés, Alves, Piqué, Puyol, Xavi, Iniesta, Villa, Pedrito y, sí, el más joven de los Messi, daña la vista y hiere al corazón. Eso no es una espera, es una tortura, porque, luego, aparece Koeman y dice que ojalá se hagan las elecciones porque el club está en una situación muy necesitada ("aunque, lo primero es la salud, claro"), ojalá Griezmann entienda que debe mejorar, ojalá la eficacia y el acierto se unan un día y dejen de sufrir cuando, como en Huesca, hacen una primera parte de 0-5, acaban esos 45 primeros minutos con un pírrico (e injusto) 0-1, por poco Busquets marca ¡el gol del siglo!, no de la temporada, del siglo, en propia puerta y hasta acaban pidiendo la hora a gritos.

Y, encima, elecciones

Te puede interesar

La verdad es que esta temporada está siendo esperpéntica para el Barça. Podría afirmarse, sí, cierto, que para todos, pero es que ayer por poco llega el Covid-19 a la ‘Joan Gamper’ y se lía la mundial. Es muy difícil que al Barça le pasen más cosas de las que le están pasando y no hablo, no, que parecen olvidadas y son muy serias, de las lesiones de Piqué, Ansu Fati, Sergi Roberto y Coutinho.

Hablo de que los mismos que forzaron la salida de Josep Maria Bartomeu, a finales de octubre, obligándole a que se votara la moción de censura en pleno Estado de Alarma, con toque de queda en las calles y la pandemia creciendo, van a ser capaces, ya verán, de mantener el día 24 de enero como fecha de votación de las elecciones a la presidencia del Barça. Otra temeridad. O prisas por hacerse, digo, no sé, con el control del ‘mes que un club’ antes de las generales, que todo podría ser.