02 dic 2020

Ir a contenido

Chequeo

Una enfermera en la uci de pediatría en el Hospital Vall d’Hebron el pasado 15 de mayo.

FERRAN NADEU

107.390 enfermeras

Rosa María Sánchez

La oenegé Tax Justice Network ha hecho el cálculo de los impuestos que se evaden en España y en el mundo y de los sueldos sanitarios que se podrían pagar

Coincidiendo con la cumbre de los líderes del G20, este fin de semana en Arabia Saudí, la oenegé Tax Justice Network ha publicado su informe “El Estado de la Justicia Fiscal 2020” que cifra en más de 360.000 millones de euros lo que los países dejan de ingresar por las estrategias de evasión fiscal que practican multinacionales y ricos en todo el mundo.

No se trata exactamente de fraude fiscal. Se trata de evasión: de cómo se aprovechan los resquicios legales permitidos por los países para pagar menos impuestos. Sobre todo, a través de los paraísos fiscales, donde se ocultan activos e ingresos. Pero también desplazando la declaración de impuestos a países con menor tributación, aunque no sea allí donde están los trabajadores y el negocio de esas empresas.

Los datos se han construido a partir de la información que 26 países han suministrado a la OCDE sobre la actividad, país por país, de 4.000 multinacionales. España no aportó sus datos. Pero los de los otros 26 países sobre el negocio y el empleo de sus propias multinacionales en España y sobre los impuestos que pagan aquí, han permitido cifrar en 1.500 millones la evasión fiscal de estas compañías, entre las que se incluyen las grandes tecnológicas, en el país. A partir de otras variables se estima que el resto de las multinacionales, incluidas las españolas, podrían estar eludiendo al menos otros 1.000 millones. Si se añade el cálculo que afecta a la elusión fiscal por contribuyentes individuales ricos, la estimación de la oenegé sobre evasión fiscal en España se eleva a unos 3.700 millones al año.

Para los autores del informe, ya resultaría escandaloso hablar de una evasión de este calibre en el mundo, y en España, antes de la pandemia. Pero lo es mucho más ahora, por la insuficiencia de recursos públicos para frenar el drama sanitario, económico y social provocado por el virus y porque todos los ciudadanos esperan más que nunca la intervención de sus gobiernos.

Este informe es la manera que tiene la oenegé de pedir a los líderes del G20 que pongan fin a los paraísos fiscales, que en muchos casos solo son apéndices de sus países. Y de pedir también que se avance en dos eternos objetivos incumplidos del propio G20: que las multinacionales tributen donde tienen su actividad y un impuesto para las actividades tecnológicas, de fácil deslocalización fiscal y verdaderas ganadoras de esta pandemia. Para poner cara y ojos a las cifras, Tax Justice Network estima que con los 360.000 millones evadidos en el mundo se podrían pagar los sueldos de 34 millones de personas de enfermería. En España, los 3.700 millones evadidos permitirían pagar a 107.390 enfermeras y enfermeros.