10 ago 2020

Ir a contenido

DOS MIRADAS

Periódicos y revistas apilados en una mesa de trabajo.

ARCHIVO

Exhaustos y frágiles

Josep Maria Fonalleras

En esta temporada inaudita que ya termina, el punto de mira de todos ha sido el mismo, no nos hemos fijado en nada más

El trabajo del columnista es estar pendiente de la realidad y contar las cosas que pasan, ofrecer lecturas, expresar sentimientos en relación a la cosa pública, denunciar o alabar, describir, tratar de no implicarse demasiado (quiero decir no ofrecer pornografía personal si no es estrictamente necesario) y, sobre todo, procurar que todo esto sea legible en un espacio relativamente reducido. Ya lo decía Blaise Pascal, "he redactado una carta más extensa de lo que tocaría porque no he tenido tiempo de escribir una más corta". Escribir en corto exige no disolverse en el magma de las grandes disertaciones, reducir la salsa hasta que solo queda la esencia. Pide tiempo, pues. Y mirar. Y observar. Con todo el mundo por delante.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Este es el último artículo de una temporada inaudita. El punto de mira de todos ha sido el mismo, no nos hemos fijado en nada más. Todo lo demás nos ha parecido banal, porque explicar el mundo era escribir sobre la trascendencia de unos hechos que nos abrumaban. Y nos abruman. Este puede que no sea un verano de promesas, sino de fortificaciones personales ante el próximo envite. Exhaustos y frágiles frente a una incertidumbre pastosa, densa y espesa.