08 ago 2020

Ir a contenido

Sector en crisis

Actuación en la Rambla organizada por el Liceu para celebrar el Día Mundial de la Ópera y contribuir a recuperar la normalidad cultural en Barcelona, este viernes. 

JOAN CORTADELLAS

Emergencia cultural

Josep Maria Pou

Para luchar contra el covid-19 los expertos recomiendan no darse la mano, evitar los abrazos y mantenerse a unos dos metros de distancia. Pero en la concentración de este lunes por la cultura estaremos todos juntos, muy juntos

Resulta imposible sustraerse a la alarma del coronavirus. Las noticias se sirven al minuto. Algunas asustan demasiado. Otras, por suerte, tranquilizan y permiten abrigar cierta esperanza. Todas desconciertan. 

Y ese es, me temo, el estado general: el del desconcierto y la incertidumbre por encima del miedo y la angustia. Es como andar de puntillas por terreno pedregoso. Hay quien, resignado, pretende echárselo a la espalda: «Llevo años jugando a la lotería todas las Navidades y no me ha tocado nunca nada, ¿por qué va a tocarme ahora ese sorteo tan fuera de temporada?». La respuesta es clara: en la lotería, tú vas y apuestas, compras tus décimos, para optar a premio hay que aspirar a ello y dar un paso adelante, tomar la decisión. Aquí, no. Aquí la posibilidad de que te toque –por mucho que evites, a toda costa, entrar en el sorteo– es infinita. Tienes muchos números, sino todos. Siempre, más de lo deseado.

Cierto es que hay zonas de mayor riesgo, donde las papeletas del sorteo sobrevuelan calles y plazas buscando meterse en cualquier bolsillo o entrar por la primera ventana abierta a su paso, pero también lo es que las medidas que se toman para limitar, sino abortar del todo, su vuelo, son, a diario, más y más contundentes. Lo peligroso, avisan, son las aglomeraciones, la cercanía, el contacto. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En la tarde de este lunes, día 9, se concentrarán en la plaza del Rei de Barcelona centenares, sino miles, de profesionales de la cultura, llamados por Actua Cultura 2%, en una convocatoria sin precedentes, para reclamar del Govern un remedio eficaz que permita salir de esa otra emergencia –emergencia cultural, vergonzante situación– a la que nos tienen condenados. Otra plaga. 

Para luchar contra el covid-19 los expertos recomiendan no darse la mano, evitar los abrazos y mantenerse a unos dos metros de distancia. Pero en esa concentración por la cultura estaremos todos juntos, muy juntos. Codo con codo. En una apretada piña. Desafiando riesgos. Luchando–¡qué remedio!– por la supervivencia.

Temas Coronavirus