23 feb 2020

Ir a contenido

Dos miradas

Inés Arrimadas enseña una carpeta con el nombre de Adriana Lastra, del PSOE.

DAVID CASTRO

Humillación

Emma Riverola

La misión de tanto exabrupto es crispar la convivencia, observarnos unos a otros como enemigos, ir cavando trincheras

Nos hemos acostumbrado. Quizá aún guardamos una pizca de asombro cuando las declaraciones de un político destilan una dosis tan alta de desprecio, de humillación, que merecen un titular, una foto. Pero las descalificaciones, muchas veces sustentadas en mentiras, forman parte de nuestro paisaje habitual. Lo peor es que buena parte no son improvisaciones fruto de un calentón ni una respuesta a un ataque, son armas premeditadas de humillación. Cuando Arrimadas mostró su cartelito burlándose del currículo de Lastra durante la intervención de la socialista, se desnudó de su cargo de diputada y exhibió la sonrisa socarrona del matón de la clase.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Es solo un ejemplo. Hay muchos. Demasiados. Y no son inocuos. El hedor de esa basura política también llega hasta los ciudadanos. Probablemente, esa es la misión de tanto exabrupto. Crispar la convivencia, observarnos unos a otros como enemigos, ir cavando trincheras. Al fin, todos somos víctimas de las armas de la humillación política. Al menos, seamos conscientes. La burla a Lastra pretendía ser la burla a todos los ciudadanos favorables al pacto de la izquierda.