Ir a contenido

Pequeño observatorio

Una imagen de la Reserva Natural Highland Titles, en el Bosque de Glencoe, Escocia.

HIGHLAND TITLES

Las libertades de una vida literaria

Josep Maria Espinàs

Con el paso de los años me he hecho un escritor realista dejando atrás la imaginación y los sueños

Esto de revolver libros antiguos a veces me proporciona notables sorpresas. En 1949 participé con un poema en una antología poética universitaria, [que llevaba precisamente ese nombre]. Aporté este texto, titulado 'Fruitarem cada dia':

'Ens seguirà el rierol i viure serà com omplir i buidar una cistella. No tindrem prou mans per abastar tanta terra, i fer una casa petita per cada instant. Ensenyarem a les formigues infantils que els peus son bestioles pacífiques.

Cada dia serem més joves i acabarem com dos infants que s’han d’agafar de les mans per travessar els boscos temuts i desitjats a la vegada.

Fruitarem cada dia i deixarem un petó sota cada pedra. Allà on la terra cria silenci.

No tindrem prou veu per despertar els arbres però sentirem els somnis posant l’orella a la pell d’un tronc.

Caminarem, caminarem... No sabrem el camí però sabrem que passa.

Els diumenges de rams ens trobarem una palma a cada mà. Tots els pensaments tindran el color del blat.

Quan plogui aprendrem l’art de fer barques de paper, i quan hagi nevat trobarem l’única poncella del jardí.

Fruitarem cada dia. I morir serà regalar de sobte tota la collita'.

Sí, escribí esto en 1949. Aquel año la universidad fue testigo de la voluntad creativa que aparecía en su ámbito. Y cuando yo he ido madurando, con el paso de los años, me he hecho un escritor realista, dejando atrás la imaginación y los sueños. Me ha capturado la realidad y las dudas inútiles.

A esto le llaman madurez, como si estuviéramos hablando de mis queridas frutas.

No dejaré de aprender.