27 sep 2020

Ir a contenido

TRIBUNA

Depresión adolescente.

Hombres y suicidio

Marta Roqueta

Muchos expertos coinciden en apuntar que los estereotipos y roles asociados a la masculinidad tradicional influyen en la decisión de quitarse la vida

En el 2017, tres de cada cuatro de las 3.679 personas que se suicidaron en España fueron hombres. Los datos del Instituto Nacional de Estadística concuerdan con los del Ministerio de Sanidad recopilados durante el 2016, que recogen unas tasas de 9,6 suicidios en hombres por cada 100.000 habitantes. La tasa de las mujeres es de 3,1.

Las cifras van en sintonía con las del resto de Europa y buena parte del mundo, a excepción de países del Pacífico Sur, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En Europa, una de las regiones del mundo, junto a América, donde la brecha es más ancha, se suicidan 4,9 mujeres de cada 100.000 habitantes. El caso de los hombres, la cifra es cuatro veces más alta. Con todo, se considera que el suicidio es la principal causa de muerte en hombres de entre 20 y 45 años.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Si bien la OMS afirma que no existe un solo causante que lleve a una persona a suicidarse, muchos expertos coinciden en apuntar que los estereotipos y roles asociados a la masculinidad tradicional influyen en la decisión de quitarse la vida. ‘Ser hombre’ se relaciona aún a la fortaleza, la racionalidad, la dominación, la competitividad, el poder o la independencia, dejando poco margen a la autogestión de emociones como la tristeza, la ansiedad, la vulnerabilidad o la incertidumbre. La masculinidad, además, depende mucho de la percepción de los demás. Así pues, los hombres no solo tienen menos recursos para gestionar su vulnerabilidad, sino que son más reacios a pedir ayuda por miedo a ser estigmatizados.

Nuevas iniciativas

A todo ello hay que sumar la instrumentalización que hacen los activistas machistas de las tasas de suicidio masculino. Ellos no se centran en abordar las causas, sino en desacreditar las medidas de protección contra la violencia machista, asegurando que los suicidios masculinos han aumentado a raíz de la aprobación de la ley contra la violencia machista. Tal y como desmintió Maldito Bulo, entre el 2004, año de la aprobación de la ley, y el 2017, la tasa de suicidios de hombres ha disminuido. Además, no hay información oficial sobre la causa de los que se produjeron, de modo que su hipótesis no se puede verificar.

El suicidio como principal
causa de muerte en hombres
 de entre 20 y 45 años

Ante esta situación, han aparecido varias iniciativas para romper el estigma alrededor de la salud mental y el suicidio. En Escocia, por ejemplo, la BBC informaba de que se había creado la iniciativa SHARE, que ofrece asesoramiento financiero y actividades a hombres que han intentado quitarse la vida o en riesgo de hacerlo. En España y Catalunya, los grupos de hombres igualitarios crean espacios en los que hablar sobre todo aquello que les preocupe.

Los medios de comunicación también debemos poner nuestro granito de arena. Según el informe ‘El suïcidi als mitjans’, del Observatori de Mitjans i Salut Mental, liderado por Obertament, los medios pueden refutar los mitos alrededor del suicidio, como la idea de que los que lo intentan quieren llamar la atención; evitar sensacionalizarlo, no utilizando expresiones como “epidemia de suicidios”, o no detallando, en una noticia, cómo se ha suicidado una persona.