Ir a contenido

Dos miradas

Via Laietana en llamas durante los disturbios. 

FERRAN NADEU

Sacrificios

Emma Riverola

La sociedad culta, pacífica, plural y próspera que somos ya está puesta en la pira sacrificial. Ahora solo queda decidir si la hacemos arder en su totalidad

Toni Comín lo dijo desde Bélgica: “No habrá independencia sin sacrificios”. Jordi Cuixart también ha apelado a los “sacrificios”: “Con manifestaciones no basta y hay que asumir más compromisos”. Mientras, el escenario se ha inflamado hasta desbordarnos y cuesta mantener la mirada en su conjunto. Los sentimientos desvían la atención a un lado u otro. Son muchos los que no pueden apartar la vista de las llamas de la violencia extrema de las calles (que la hubo). Otros solo pueden fijarla en los abusos policiales (que también los hubo). Además, ahí está Torra, su coro y sus medios repartiendo tapaojos. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La sociedad culta, pacífica, plural y próspera que somos -¿fuimos?- ya está puesta en la pira sacrificial. Ahora solo queda decidir si la hacemos arder en su totalidad. El Tribunal Supremo ha dictado condenas muy severas. Podemos hundirnos con los nueve líderes independentistas o elevarnos y tratar de sacarlos cuanto antes. Hay una pronta vía de salida a través del régimen penitenciario. Pero para ello hace falta política, no incendios. Y esforzarse, cada uno de nosotros, en ver el escenario completo.