31 may 2020

Ir a contenido

Dos miradas

Iñigo Errejón, en su presentación como candidato de Más País, el pasado miércoles.

JOSÉ LUIS ROCA

Más o menos en Barcelona

Emma Riverola

La aritmética electoral es caprichosa, pero en Catalunya hay cierta orfandad que podría encontrar su hogar en Más País

Íñigo Errejón aún no descarta presentar Más País en Barcelona, aunque son evidentes sus dificultades para tejer alianzas. La gran duda es si Más País sería Menos si incurriera en la tierra de los 'comuns'. Y, sobre todo, si ese espacio se ampliaría con la oferta de Errejón. La aritmética electoral es caprichosa, pero en Catalunya hay cierta orfandad que podría encontrar su hogar en Más País.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El discurso de Jaume Asens, siempre coincidente con el independentismo, a veces con el más hiperventilado, se hace difícil de tragar para el votante a la izquierda del socialismo que no comulga con un movimiento que Artur Mas (y sus circunstancias) convirtió en mayoritario. Es cierto que Errejón entendió el 1-O como movilización contra Rajoy, cuando tantos admiraron la protesta y no quisieron ver el nacionalismo que la alentaba, pero su discurso poco tiene que ver con el de Asens. El principal enemigo del 10-N es la abstención. Es difícil saber qué proporción de votos fueron a los 'comuns' 'a pesar’ de su candidato. ¿Ese votante huérfano volverá a hacer el esfuerzo? Más allá de las siglas, está en juego el triunfo de la izquierda.