Ir a contenido

El terror de Chernóbil

El bombero Vasili Ignatenko, interpretado por Adam Nagaitis en la serie ’Chernobyl’.

Todos somos Vasili

Care Santos

Se dice que 'Chernobyl' es una serie de terror basada en un terrible suceso del pasado. Como si quedara lejos. Sin embargo, todo lo contado sigue pavorosamente vigente

Hace un par de noches que duermo mal. La culpa la tiene el capítulo tercero de la serie 'Chernobyl', la última creación de Craig Mazin, de la cual es director, guionista y director (curiosamente, lo fue también de 'Scary movie 3'). No es la primera vez que me ocurre algo así. Me pasó con el primer capítulo de la segunda temporada de 'Black Mirror' (y con algún otro). Y con dos terceras partes, por lo menos, de los episodios de 'Breaking Bad'. Es lo que tiene ver series antes de acostarte: a veces la historia te persigue en sueños. En las últimas noches, se me ha aparecido Vasili, el bombero joven, recién casado, que tuvo la desgracia de participar en la extinción del incendio del reactor número 4 de la central nuclear soviética aquella noche fatal del 27 de abril de 1986. Sobrevivió apenas una semana a aquel último trabajo.

En realidad, yo ya conocía a Vasili. Su historia, narrada por su mujer, es una de las recogidas por la premio Nobel ucraniana Svetlana Alexievich en un libro desgarrador y necesario, 'Voces de Chernóbil'.  No es la única historia que ha traspasado el papel para llegar a la serie: ahí están tambnién los liquidadores, los militares, los evacuados... un coro de voces reales que la autora recogió de entre la devastación nuclear. Aunque no consigo encontrar ninguna referencia a Alexievich en los créditos de la serie de HBO, es obvio que las historias son las mismas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Se dice que se trata de una serie de terror basada en un terrible suceso del pasado. Como si Chernóbil quedara lejos. Sin embargo, si algo queda claro al verla es que todo lo contado sigue pavorosamente vigente. El poder sigue siendo estúpido y sigue queriendo engañarnos. Mantener un estatus político es más importante que conservar vidas humanas. Los errores se repetirán porque los humanos somos falibles, como dejó claro Fukushima. Todos somos Vasili. Es por eso que la serie de Mazin resulta terrorífica. La explosión del reactor número 4 nos licuó el futuro —hoy presente— del mismo modo que a Vasili le licuó las células de todo el cuerpo. Sin que ni él ni nosotros nos diéramos cuenta.