14 ago 2020

Ir a contenido

Editorial

Infancia desnuda ante las redes

Los padres no deben ceder a la presión social y deben asumir el control y la pedagogía sobre el uso del móvil

Infancia desnuda ante las redes

Policía Nacional

La pederastia no es nueva, pero las redes sociales han derribado las barreras entre los depredadores y las víctimas. En este momento la Policia Nacional está investigando 20 casos en Catalunya (140 en toda España) de vídeos que circulan por la red con menores desnudos. De ellos, un 40% son de niñas en actitudes de alto contenido sexual, otro 40% son niños que se muestran como parte de un juego, de lo que creen que es una broma, y un 20% son menores de ambos sexos, muy pequeños, compartidos de forma inocente por sus propios familiares o amigos. Quizá les pareció divertido o tierno aquel baño de su bebé o la correría del crío desnudo pasillo arriba y abajo... Pero no hay inocencia que sobreviva a la mirada de un pederasta.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Los vídeos de las niñas 'sexualizadas' son especialmente lacerantes. Se trata de imágenes perturbadoras, impropias de una infancia que no debería asomar al mundo de los adultos –menos aún a la afectividad– desde los códigos de la pornografía. A través de ella, extraen unas primeras lecciones de cómo mostrar sus cuerpos desnudos. ¿Qué las lleva a reproducir unas conductas tan explícitas y tan poco ajustadas a su edad? Para empezar, el acceso a la pornografía, tan fácil a través de los móviles. Por extraño que parezca, la policía también detecta el aburrimiento como una de las motivaciones que las lleva a iniciar un juego que nunca podrán dominar. Y, por supuesto, el chantaje. Unas veces, la coacción parte de desconocidos. Otras, de unos novios efímeros que, una vez pasado el enamoramiento, se creen dueños de las imágenes que les fueron confiadas.

La desnudez de la piel siempre conlleva más desnudeces. Desde el chantaje que se inicia con una sola imagen y que siempre pide más, y más sórdidas, a la vergüenza de saberse expuesta ante miles, millones de desconocidos. Una vez la imagen se sube a la red, no hay barreras del tiempo y el espacio que las frene. ¿Qué pueden hacer padres y escuela para prevenir la pesadilla? Control, pedagogía y comprensión. No ceder a la presión social que lleva a entregar móviles a niños de 10 u 11 años. Cuando dispongan de ellos, educar en su uso y en los peligros que entraña, seleccionar las aplicaciones a las que pueden acceder y llevar un control del aparato. Y, si todo falla, darles el apoyo y la confianza que necesiten. La vergüenza y la tristeza pueden devenir trágicas.