Ir a contenido

Editorial

Un pulso de lazos estéril

Si ERC y el PDECat no se imponen a Puigdemont, la estrategia independentista puede erosionar aún más el autogobierno

Retirada de las pancartas de la Generalitat.

Retirada de las pancartas de la Generalitat. / PAU BARRENA (AFP)

El presidente  de la Generalitat, Quim Torra, alarga de una manera cansina el sainete de los lazos amarillos y las pancartas en los edificios institucionales. Lo que se quiso vender como un acto de dignidad se ha acabado convirtiendo casi en un pulso casi pueril que en nada ayuda ni al prestigio de las instituciones, ni a la convivencia de los catalanes, ni incluso a los presos a los que se pretende recordar.

El Govern ha ido cediendo milímetro a milímetro acuciado por las resoluciones de la Junta Electoral Central y, finalmente, por la actuación de la fiscalía. Una manera de rectificar que ha sonrojado no solo a los catalanes que no piensan lo mismo y a los que también debe representar, sino también a buena parte del sector soberanista. La sustitución del color de los lazos y la colocación de nuevas pancartas ha estado a un paso de volver a comprometer la labor de los Mossos d’Esquadra como policía judicial. Y ha evidenciado la tensión dentro de la mayoría independentistaTorra reculó tras ver como desparecía la simbología en departamentos gestionados por el PDECat, como el de Empresa, y en las 'conselleries' de Esquerra, Economia y Salut.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Tras un incidente de este tipo, si este bloque actuara por razones políticas y no por pulsiones emocionales, no sería impropio que se planteara la dimisión del ‘president’. Estos desafíos estériles acaban en los juzgados y están pensados para alimentar presuntos agravios. Si Esquerra y el PDECat no se imponen a Carles Puigdemont y Torra, la estrategia independentista puede erosionar aún más el autogobierno.