Ir a contenido

Posible inhabilitación

La JEC ordena a los Mossos que retiren los lazos antes de las 15.00 horas del viernes

La Junta Electoral también acude a la Fiscalía para que investigue a Torra y le abre expediente

El organismo considera que los nuevos símbolos en Palau tienen "idéntico sentido partidista"

Juan Ruiz Sierra

Momento en el que se cambia la pancarta con el lazo amarillo por otra con un lazo blanco en la Generalitat. / FERRAN NADEU (VÍDEO: EUROPA PRESS)

La Junta Electoral Central (JEC) activó este jueves todas las medidas que podía tomar frente a Quim Torra en el conflicto por la presencia de lazos amarillos en edificios de la Generalitat. Por un lado, el organismo encargado de velar por los comicios trasladó el caso a la Fiscalía, por si el 'president' hubiera incurrido en responsabilidades penales, como un delito de desobediencia, lo que podría acarrearle inhabilitación para cargo público. Por otro, abrió a Torra un expediente por infracción electoral, que conlleva una sanción de hasta 3.000 euros. Y por último, dio a la 'conselleria' de Interior un plazo que vencerá este viernes a las 15.00 horas para que ordene a los Mossos d'Esquadra que retiren los lazos amarillos o blancos, pancartas y símbolos "partidistas" que encuentre exhibidos.

La resolución de la JEC viene después de que Torra incumpliera los dos plazos (uno de 48 horas y otro de 24) que el organismo le había dado para retirar los lazos amarillos de los edificios de la Generalitat, al considerarse símbolos partidistas, incompatibles con un periodo electoral como este.

El 'president' intentó ganar tiempo primero pidiendo al Síndic de Greuges, Rafael Ribó, un informe sobre esta situación. Cuando Ribó le recomendó el miércoles que los retirara, reiterando lo que ya había trasladado al Govern el viernes de la semana pasada, Torra anunció que lo haría. Este jueves, sin embargo, optó por alargar el conflicto, tapando el lazo amarillo de la fachada del Palau de la Generalitat con otra pancarta que dice "Libertad presos políticos" y un nuevo lazo, esta vez de color blanco con una franja roja. Varias 'conselleries' llevaron a cabo acciones similares. Después, el 'president' envió a la JEC un escrito de alegaciones en el que reclama cerrar el procedimiento administrativo abierto porque ya no hay " ni 'estelades' ni lazos amarillos" en los inmuebles de la Generalitat.

Ante este nuevo giro del pulso por los símbolos, la JEC pidió a la Delegación del Gobierno en Catalunya que le enviara fotografías sobre "el grado de cumplimiento del acuerdo de retirada de lazos amarillos y banderas 'estelades'", según fuentes de la Moncloa. Ya con este material, el organismo ha vuelto a resolver, en el último capítulo de esta historia, que comenzó a raíz de una denuncia de Cs, apoyada por el PP y el PSOE.

"Eludir o burlar"

La visión de la Junta es muy distinta a la de Torra. Los nuevos símbolos tienen "idéntico sentido partidista" que los lazos amarillos. "Esta Junta Electoral Central considera que el Presidente de la Generalitat no ha cumplido los Acuerdos de 11 y 18 de marzo de 2019, sino que se ha limitado a aparentar dicho cumplimiento, al haber sustituido o superpuesto en los símbolos inicialmente instalados en los edificios públicos dependientes de la Generalitat por otros con idéntico sentido partidista, manteniendo una simbología que no resulta neutral y que vulnera el principio de neutralidad política recogido en el artículo 50.2 de la LOREG", señala la resolución del organismo. El citado artículo, explica la JEC, "prohíbe que los poderes públicos utilicen imágenes o expresiones coincidentes o similares a las utilizadas por alguna de las entidades políticas concurrentes a las elecciones, en orden a salvaguardar la pureza del sistema electoral y la igualdad entre los diferentes candidatos".

La sustitución de unos lazos por otros, continúa el escrito, "no puede entenderse o valorarse ni tan siquiera como un intento de cumplimiento formal", porque "no tiene otra finalidad que eludir o burlar los requerimientos emitidos por esta Junta Electoral Central". Para el organismo "tanto la conformación y contenido de los carteles como la identidad de los símbolos incorporados a ellos evidencian que el significado de la propaganda es el mismo, sin que pueda concederse relevancia material a la maniobra de cambiar el color de los lazos que, con la misma forma y trazado, se incorporan a los carteles".

Por todo esto, la JEC requiere a la 'conselleria' de Interior que "de forma inmediata, dé instrucciones a los Mossos d'Esquadra para que procedan a retirar de los edificios públicos de la Generalitat y de todas las entidades vinculadas o dependientes de dicha Administración autonómica, banderas esteladas, lazos amarillos o blancos con rayas rojas u otros de análogo significado, fotografías de candidatos o políticos así como pancartas, carteles o cualquier otro símbolo partidista o que contenga imágenes o expresiones coincidentes o similares a las utilizadas por cualquiera de las entidades políticas concurrentes a las elecciones, así como para que ejerzan una vigilancia permanente para que no se vuelvan a colocar durante el período electoral ninguno de estos símbolos partidistas”. La medida, subraya el texto, "deberá estar cumplida a las 15 horas del viernes 22 de marzo de 2019, debiendo comunicar a esta Junta el momento en que se produzca ese cumplimiento, apercibiéndole de las responsabilidades administrativas y, en su caso, penales, en que pudiera incurrir si no cumple estrictamente este Acuerdo de la Junta Electoral Central".

La JEC, al mismo tiempo, abre expediente sancionador a Torra por vulnerar la LOREG y acude a la Fiscalía por la "responsabilidad penal en que haya podido incurrir" el 'president'.

Una controversia incómoda

La polémica provoca cierta incomodidad en los socialistas, que temen las consecuencias que puede tener en las generales del 28 de abril, reforzando al independentismo y a las derechas. El PSOE y el Gobierno habían sido hasta ahora muy prudentes en sus declaraciones, pero este jueves, tras el movimiento de Torra, cambiaron de actitud. La ministra de Defensa, Margarita Robles, dijo que el el "desafío a las instituciones" del 'president' era "de vergüenza ajena". Desde el PSOE, su secretario general del grupo parlamentario en el Congreso, Rafael Simancas, señaló: "Esperamos que la Junta Electoral actúe con total contundencia. Ya está bien de tomaduras de pelo". Desde Bruselas, donde participa en el Consejo Europeo, Pedro Sánchez se limitó a explicar que "el Gobierno estará a lo que pida la Junta Electoral, con serenidad, pero también con mucha determinación".

El líder del PP, Pablo Casado, mientras tanto, exigió al presidente una "reacción a la altura", después de haberse "dejado engañar" por Torra, a quien llamó "trilero". Pero el Gobierno, aunque podría instar por sí mismo a la Fiscalía para que actúe, defiende que debe ser la JEC quien resuelva los asuntos de este tipo a las puertas de las generales.