05 jun 2020

Ir a contenido

análisis

Ocasión fallida de Vinicius ante Ter Stegen, en el clásico de copa en el Bernabéu.

El Barça, con menos fue más

Mónica Marchante

No recuerdo un clásico en el que con un partido tan discreto el Barça se llevase un botín semejante como el del miércoles. La frustración del Real Madrid es comprensible. Tres goles en tres ocasiones le bastaron a un Barça en el que Messi no tuvo ni que remangarse. Ni rastro del 'crack' que había asombrado al mundo, una vez más, el sábado anterior en el Sánchez Pizjuán.

Viendo la primera parte solo cabían dos lecturas del partido. La primera era pensar que tanto perdonar frente a la portería de Ter Stegen le iba a costar carísimo a los hombres de Solari. La segunda, que a poco que entrase alguna de las ocasiones que había desperdiciado el equipo blanco, la noche apuntaba a clasificación madridista para la final. Vinicius, que no tomó ni una buena decisión en el remate de las jugadas en el último tercio, acabaría encontrando el camino.

No fue así. Donde no estuvo Messi llegó Dembélé asistiendo a un desconocido Suárez que se rehabilitó con dos goles y forzando el de Varane.

Qué semana para Carvajal, que aseguró el domingo haber escuchado a 25 metros el «impacto» de Doukouré sobre Casemiro, respondió al 'community manage'r del Atlético de Madrid cuando éste habló de «La historia interminable» pero no olió las cabalgadas de Dembélé por su banda en el segundo tiempo. Y qué exhibición, de nuevo, de Ter Stegen. Y van…

De los dos clásicos en cuatro días se consideraba claramente más importante para el Real Madrid el que daría la clasificación para la final de Copa. Eso hasta el final del partido, claro. En este momento, tras el doloroso 0-3, el del sábado,y a tres días para recibir al Ajax, se convierte en un gran dolor de muelas para Solari.

¿Otra puntilla azulgrana?

¿Qué ocurriría si el Barça vuelve a apuntillar al Madrid en el Bernabéu el sábado? ¿Veremos al Messi del miércoles o volverá a ser el de Sevilla? ¿Debe el equipo blanco dejarse la piel sabiendo que su única opción real de pelear un título puede ser la Champions? ¿Será capaz este Real Madrid de volverle a hacer al Barça tantas ocasiones de gol como el miércoles? Y, sobre todo, de meterlas? ¡Hola de nuevo, clásico!