Ir a contenido

Editorial

Rato, de nuevo en el banquillo

El juicio de la salida a bolsa de Bankia es una prueba de fuego para una justicia fuertemente contestada por la ciudadanía

Los expresidentes de Bankai y Caja Madrid, Rodrigo Rato y Miguel Blesa, durante el juicio por las polémicas tarjetas opacas de Caja Madrid, el 26 de septiembre del 2016.

Los expresidentes de Bankai y Caja Madrid, Rodrigo Rato y Miguel Blesa, durante el juicio por las polémicas tarjetas opacas de Caja Madrid, el 26 de septiembre del 2016. / EFE / CHEMA MOYA

Hace un mes, Rodrigo Rato aparecía ante las cámaras en una imagen insólita: dirigiéndose a la cárcel de Soto del Real para cumplir una condena de cuatro años y medio por las tarjetas 'black'. El hombre que mejor ejemplificó el poder económico -fue vicepresidente con José María Aznar, director gerente del FMI después y presidente de Bankia hasta su intervención en el 2012- pedía perdón antes de entrar en prisión. Ahora vuelve a sentarse en el banquillo por otra causa, la salida a bolsa de Bankia. La fiscalía pide cinco años de cárcel para él por estafa, al sostener que ocultó deliberadamente a los inversores la situación crítica del banco. Hay otros 33 procesados, entre ellos el expresidente de Bancaja José Luis Olivas y el exministro Ángel Acebes.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El juicio oral comienza tras cinco años de instrucción. Un macroproceso para esclarecer uno de los mayores engaños de una entidad financiera a la sociedad. Muchos inversores perdieron su dinero, y aunque el banco ya ha compensado a la mayoría de afectados, los responsables deben ser juzgados. Este y otros juicios contra exdirectivos del sector financiero (CatalunyaCaixa, CCM, Bancaja, Banco Popular, etcétera), así como contra las cláusulas suelo y otras prácticas abusivas son una prueba de fuego para una justicia fuertemente contestada por la ciudadanía. Aun sin olvidar que muchos avances no habrían sido posibles sin la presión ciudadana, la labor de jueces y fiscales contra los abusos de la banca no debería ser eclipsada por episodios como el del Tribunal Supremo y el impuesto de las hipotecas.