Ir a contenido

LA CLAVE

Theresa May, en la Cámara de los Comunes.

AFP

Lecciones del 'brexit' para Catalunya

Enric Hernàndez

Londres sometió a referéndum el divorcio de la UE sin explicar qué consecuencias tendría para los británicos. A la vista de la crisis desatada, el independentismo debería tomar buena nota

Quienes idearon, lideraron y aún pretenden sostener el fallido proceso independentista deberían tomar buena nota de cuanto está aconteciendo en el Reino Unido. Porque constituye un fiel indicador de lo que sucedería en Catalunya de celebrarse el referéndum de autodeterminación que reclaman.

Al presentar su preacuerdo con Bruselas sobre el 'brexit', la 'premier' Theresa May se ha topado con una fuerte contestación en su propio gobierno --dimisiones incluidas--, en las filas conservadoras y en la oposición. En un encendido debate en la Cámara de Comunes, muchos 'tories' partidarios de escindirse de la Unión Europea (UE) han denunciado que las condiciones de salida no restituyen la soberanía cedida y dañarán la economía británica. Los diputados del Irlanda del Norte y Escocia han clamado contra los perjuicios para sus territorios. Y en las bancadas laborista y liberal, los detractores del 'brexit' exigen sin éxito otro referéndum.

En el 2016, Gobierno y Parlamento británicos gozaban de legitimidad para convocar el referéndum del 'brexit', unilateral aunque legal y vinculante. Pero aquella maniobra no obedecía al interés de los ciudadanos británicos, sino a las luchas de poder dentro y entre los distintos partidos. Nadie se planteó que antes de someter a votación el divorcio con la UE se deberían negociar las condiciones en que este iba a producirse. Quizá porque hubieran sido aún más draconianas que las ahora acordadas. 

SENTIMIENTOS Y PATRAÑAS

Bajo una divisa pretendidamente democrática --votar para "recuperar el control"--, Londres dio la palabra al pueblo, pero no la información. Y como nadie sabía con certeza qué significaría el 'brexit', se impuso el sentimentalismo nacionalista, con apelaciones xenófobas, promesas fatuas y patrañas, muchas patrañas. ¿Les suena?

En Catalunya, las fuerzas independentistas pregonan las incontables ventajas de la república soñada sin admitir contraindicación alguna. Prometen, contra toda evidencia, que fuera de España los catalanes seguirían en la UE, tendrían más recursos y serían más felices. O no han extraído lecciones del 'brexit', o estas les traen sin cuidado.