Ir a contenido

Frases inmorales

Meritxell Borràs y Agustí Colomines.

ACN / LAURA POUS

La sangre de los demás

Pere Vilanova

La ligereza del lenguaje es una señal muy alarmante de lo que se está convirtiendo en uno de los mayores males de nuestro tiempo

He visto con mucha alarma pero poca sorpresa que los medios de comunicación atribuyen al señor Agustí Colomines una declaración relativa a que "sin muertos, la independencia tardará más". Hace cierto tiempo, los medios le atribuían igualmente una frase según la cual se trataba de "hacer mear sangre a los constitucionalistas". Es un signo de mentalidad extremadamente inmoral, agravada por el papel que expertos y medios atribuyen a este señor político muy influyente en el entorno de los señores Torra y Puigdemont, y su proyecto de "movimiento transversal, etcétera." Es grave por muchos motivos. El primero es la influencia legitimadora de este tipo de planteamiento en gente joven (o no tanto), radicalizada (o radicalizable) y que puede llevar a una situación grave por incidente o accidente. La chispa que llega en el peor momento en el peor lugar.

Pero también es una señal muy alarmante de lo que se está convirtiendo en uno de los mayores males de nuestro tiempo. La ligereza del lenguaje, entendida como un paradigma en el que la palabra vale para todo, pues se trata de buscar titulares, o notoriedad, a cualquier precio. Desde "España tiene 3.000 años de existencia" (Esperanza Aguirre) a España es "lo más importante de la historia del hombre" (Pablo Casado), pasando por los sinsentidos y bravatas que el señor Torra nos dedica cada día, sin que se sepa donde está el límite. ¿Le da a "Madrid" un máximo de un mes para un "referéndum vinculante"? Da igual, es gratis.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

A escala mundial, el campeón por ahora es Trump, que dice que la caravana con miles y miles de desesperados que intentan llegar a Estados Unidos está pagada por el Partido Demócrata.

A escala micro es uno que el otro día afirmaba que Cervantes era catalán, se llamaba Sirvent, y la inquisición le amenazó para que tradujera el 'Quijote' al castellano y firmase como Cervantes. Todo es gratis, pero el discurso del señor Colomines lleva otro tipo de carga, la que está dispuesta a luchar hasta la última gota de sangre… de los demás.