Ir a contenido

Al contrataque

La reconciliación

FERRAN SENDRA

La reconciliación

Ana Pastor

Es un regalo ver la escena de una madre comprando un libro con su hija en pleno armisticio tras una discusión

Este extraño otoño en el que hemos entrado me regaló el otro día una escena deliciosa en una de mis librerías preferidas del centro de MadridAntonio Machado. Llevaba días buscando un par de ejemplares de 'Irse', de Esmeralda Berbel. Uno para quedárrmelo y el otro para regalárselo a una buena amiga mía que acaba de salir de un doloroso proceso emocional. El libro me había cautivado incluso antes de tenerlo entre mis manos tras leer una entrevista con la autora y con su hija Greta sobre el desamor y sobre cómo recomponer la vida personal y familiar. Una vez leído ha constatado mis buenas sensaciones. Brillante y brutal Berbel.

Tratado de paz de madre e hija 

Y ahí andaba yo en la librería cuando empecé a escuchar una conversación de fondo. Era la voz de dos mujeres que llegaba desde la sala del fondo. Casualmente al acercarse a la estantería donde me había parado, pude comprobar que eran una madre y su hija de unos 20 años. Una recogía su melena con una boina ladeada y llevaba unas coloridas gafas para la vista. La otra, más veraniega, vestía un 'top' blanco y pantalón corto. Se movían despacio a poca distancia entre las mesas y las estanterías. Habían tenido una discusión y estaban en pleno armisticio. Iban recorriendo la librería en busca de su personal tratado de paz. Escuché cómo la madre trataba de explicar de dónde venía su enfado mientras la hija rebuscaba entre varios de libros de la editorial Blackie Books. Cuando por fin dio con el que buscaba, se giró hacia su madre diciéndole: "Este es. Aquí lo tienes". La madre lo cogió sonriendo y juntas se dirigieron hacia la caja para pagar.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La madre me contó que efectivamente habían tenido una bronca y que su manera de pedirle disculpas era visitar juntas el templo de Machado y regalarle el libro que ella escogiera. Me contó también que desde muy pequeña había mostrado una gran afición a la lectura. Y que incluso ahora que tenía que escoger un camino profesional había decidido que quería ser editora de libros. Por eso quería que su madre le regalara 'Cómo piensan los escritores', de Richard Cohen, que lleva en la portada la ilustración de Jane Austen. Una joya en definitiva. El libro. La hija. Y también la relación entre ambas. Recordé entonces que había leído en los últimos meses varias obras con esa temática: 'Tú no eres como otras madres', de Angelika Schrobsdorff, editado por Errata Naturae y 'Me llamo Lucy Barton', de Elisabeth Strout, editado por Duomo Nefelibata. Así que me decidí a recomendarles este último para darles las gracias por la escena que acaban de regalarme en aquella tarde de sábado de este extraño otoño que acabamos de inaugurar.

0 Comentarios
cargando