Ir a contenido

Peccata minuta

Puigcorbé (en el fondo), detrás de Albert Bosch, líder municipal de ERC.

DANNY CAMINAL

El dilema

Joan Ollé

Que Puigcorbé no tiene abuela, queda claro. Que ERC quiere su cabeza, también. Dimitir o no, Juanjo o Joan Josep, firmar o no firmar: este es el dilema

El amigo Juanjo Puigcorbé recibió el 13 de junio de 2015 el título de concejal del ayuntamiento de Barcelona por ERC, lo que le llevó a ocupar, entre otros cargos, el de diputado delegado de Cultura en la Diputació de Barcelona. Nos vimos, cenamos, y entre risas y  puyas, le pregunté dónde se había metido y por qué, recordándole que habían escasísimos actores con su talento y trayectoria y que algunos despachos oficiales andan repletos de funcionarios no solo por sus méritos, sino también por su adherencia a un partido. Él me respondió que sabía muy bien lo que se hacía y dónde quería llegar. Brindamos.

En febrero de este 2018, mi amigo volvió a aparecer en los papeles a causa de querer mutar su nombre de siempre, Juanjo, por el de Joan Josep, cosa que me pareció respetabilísima, ya que cada uno es muy dueño de rebautizarse como le plazca. Triste que una pequeñez como esta generase polémica: los medios invirtieron más tinta y voz en su cambio de nombre que a la valoración de su quehacer político.

Filtración de un informe

El pasado 8 de junio, Puigcorbé volvía a ser noticia al anunciar su dimisión como concejal, por motivos personales.  Le envié un sms --“¡Bravo, actor! Deseo que estos motivos personales no sean debidos a algo grave. Un abrazo”--, al que me respondió prontamente con un lacónico emoticón de sonrisa amarilla. Pocos días después, la filtración, sí, filtración de  un “informe de riesgo social” aún incompleto -unas encuestas confidenciales que de vez en cuando hacen las administraciones públicas a sus trabajadores para ver cómo les funciona eso del factor humano- estimó que el temperamental Joan Josep no acababa de tratar a sus subordinados con el exquisito guante de seda con que acariaba a sus personajes de ficción. Puigcorbé negó la mayor: 'peccata minuta'.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Este jueves recibí en mi móvil un sms invitándome a firmar un manifiesto en defensa de Joan Josep, redactado, según él mismo reconoce, por su sosias Juanjo -¿no quedamos en que no?-, que, traducido y resumido,  reza así: "Como artistas y profesionales del mundo de la cultura, queremos manifestar nuestro apoyo a Juanjo (sic) Puigcorbé y a la ingente tarea que ha llevado a cabo durante tres años desde el Àrea de Cultura de la Diputació. (...) Consideramos que su tarea debe tener la máxima continuidad posible. (...) Constatamos, finalmente, la calidad humana de Puigcorbé, que ha llevado a cabo una dedicación incansable al mundo del arte y de la cultura (...) por encima de cualquier afinidad política o partidista (...) con absoluta honestidad y el apasionamiento propio de los grandes artistas.”

Que Puigcorbé no tiene abuela, queda claro. Que ERC quiere su cabeza, también. Dimitir o no, Juanjo o Joan Josep, firmar o no firmar: este es el dilema.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.