Ir a contenido

auditoría interna

Un informe de la Diputación de Barcelona sostiene que Puigcorbé maltrataba a sus subordinados

Un estudio de la corporación le achaca "soberbia y menosprecio" a los trabajadores

El concejal de ERC, que ya no quiere dimitir, niega la acusación y la atribuye a "una o dos opiniones"

Toni Sust

Alfred Bosch y Juanjo Puigcorbé charlan en un receso de un pleno del Ayuntamiento de Barcelona.

Alfred Bosch y Juanjo Puigcorbé charlan en un receso de un pleno del Ayuntamiento de Barcelona. / DANNY CAMINAL

La película de Juanjo Puigcorbé con ERC no tendrá un final feliz. Ha sido un rodaje discreto: el antiguo actor -que ahora se hace llamar Joan Josep- apenas ha tenido dimensión mediática en su gestión cultural en la Diputación de Barcelona. Se le veía en los plenarios municipales, donde solía hacer alguna pregunta. Hace unos días, el 8 de junio, la trama dio un giro inesperado: Puigcorbé anunció en un comunicado su decisión de dimitir "por razones personales". Pero había otras razones sustanciales. Así lo indica un informe de la diputación que determina que el concejal de ERC mantenía un trato duro a sus subordinados, que los maltrataba. Se trata de un informe provisional de la diputación, elaborado por una empresa externa, que contará con una versión definitiva.

El informe provisional, al que ha tenido acceso este diario, versa sobre "la situación psicosocial del área de gerencia de servicios de cultura" y su elaboración se inició el pasado 14 de febrero. El texto no cita directamente a Puigcorbé, al que define como "el político que está relacionado con la gerencia", y le atribuye haber generado "situaciones emocionales que afectan a parte del colectivo de trabajadores".

"Alguien está muy interesado en que dimita", denuncia el todavía edil del grupo republicano

Entre las quejas que estos han vertido destacan algunos elementos: la pérdida de decisión en el trabajo por parte de los técnicos por "injerencias políticas"falta de confianza en los trabajadores y "poco respeto de los políticos por los técnicos"; tareas "sobrevenidas" por exigencia del político, y la obligada asunción de funciones inusuales y de órdenes contradictorias, entre otros.

Escenas incómodas en público

Una de las quejas de los empleados es que el coordinador de área quedó totalmente desdibujado porque "el político", porque Puigcorbé, se comió su espacio y centralizó la relación con los subordinados. También se indica que daba órdenes que se contradecían con las de los técnicos, cuya opinión quedaba relegada. "El político asume y quiere asumir todos los papeles del organigrama y supervisa y controla cualquiera de las tareas de la gerencia que le interesen", afirma el informe, que describe el trato de Puigcorbé al personal como claramente inadecuado: "El trato personal del político hacia el personal de la gerencia no es correcto, denota menosprecio, soberbia, poder y autoridad. Llevando esta situación a un nivel público".

Una actitud, siempre según el informe, que provocó efectos imprevistos, como el de que trabajadores de la casa se ausentaran de su espacio de trabajo para no asistir a humillaciones de compañeros; situaciones de menosprecio a la labor realizada en presencia de terceras personas; "estrés, malestar y nervios" por parte de empleados que debían relacionarse con Puigcorbé.

Renuncia revocada el miércoles

Conocedora de la situación, ERC, cuya principal figura en la diputación es su vicepresidente, Dionís Guiteras, tomó cartas en el asunto. Guiteras y Alfred Bosch, jefe de filas de los republicanos en el consistorio, comunicaron  a Puigcorbé que el partido no estaba dispuesto a aceptar las situaciones denunciadas en el dosier y le solictaron su renuncia. El pasado 8 de junio, el todavía concejal anunció esa renuncia al ayuntamiento y la diputación "por motivos personales". Se dio de baja como concejal, pero este mismo miércoles ha revocado esa renuncia.

Contactado por este diario, Puigcorbé ha negado que el informe provisional sea significativo, ha minimizado las quejas que recoge -que el concejal atribuye a comentarios de una o dos personas- y ha subrayado que en su opinión ha hecho un buen trabajo en la diputación. "Alguien está muy interesado en que dimita", afirma. También denuncia que se ha roto la confidencialidad que rodea a este tipo de informes que, subraya, nunca se hacen públicos.

Puigcorbé, que recalca su condición de independiente en el grupo de ERC, está convencido de que alguien intenta que renuncie y está igualmente convencido de no tomar esa decisión, pese a que inicialmente estaba dispuesto a irse. Su intención es retomar este jueves su labor como miembro de la diputación y acudir el viernes al pleno como concejal de ERC. Ahora está por ver si los republicanos, que ya daban por hecha la renuncia del edil, la intentan forzar, y si este acaba como concejal no adscrito. El desenlace está por escribir.