Ir a contenido

AL CONTRATAQUE

Ha querido dejar claro que esas reuniones eran políticas y que no tiene constancia de la existencia de un comité estratégico del proceso soberanista.

JOSÉ LUIS ROCA / EFE VÍDEO

'Ximplets', 'sapastres'

Antonio Franco

No es digno simplificar las cosas y decir que lo de ahora es la palabrería fútil, porque todo vale para no ir a la cárcel, y no lo que se dijo en el Parlament

En su momento ninguno de los que la promovían dijo públicamente que la declaración unilateral de independencia que se efectuaba en el Parlament era meramente simbólica. Tampoco la describieron así los medios informativos comprometidos con el intento de secesión. Ahora lo declaran sin enrojecer de vergüenza algunos de los que nos llevaron a eso.

No era un matiz menor. Tenían la obligación de explicarlo. Obligación de precisarlo a todos, empezando por los ciudadanos independentistas que en la calle o en sus casas lloraron de emoción por lo que creían que significaba, por lo mucho que la deseaban, y en recuerdo de quienes murieron soñando que eso se produciría algún día. Esos catalanes que son las primeras y principales –aunque no únicas– víctimas de la impostura de aquel día. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ni aclaraciones ni perdón

¿Impostura? Intento deducir qué consideración merecen ahora los autores al enterarnos, tanto tiempo después, que según ellos mismos el presunto momento histórico no fue de verdad. Lo dicen pero ni piden perdón ni nos aclaran –que es lo que merecen las cosas que afectan a millones de personas– si cometieron un engaño o una autosugestión, por no decir lo peor: una traición a sus obligaciones y a la gente. Si fue lo segundo, autosugestión, merecen uno de los dos catalanísimos adjetivos: o ximplets o sapastres.  

No es digno simplificar las cosas y decir que lo de ahora es la palabrería fútil, porque todo vale para no ir a la cárcel, y no lo que se dijo en el Parlament. Para quienes la palabra de Artur Mas aún valga algo, ha negado públicamente que cuando reducía lo sucedido a una declaración puramente simbólica (es decir, sin ningún efecto práctico) dijese una mentirijilla de estrategia de defensa.

Pero esa es la explicación benévola que dan a la larga serie de retractaciones muchos partidarios de la secesión, y si prefieren creer que aquella fue una declaración seria de independencia allá ellos. Mas dio su explicación desde la calle, con aspecto de sentirse psicológicamente liberado porque el juez ya había decidido no aplicarle prisión preventiva sin fianza, ese castigo añadido que tantos independentistas y no independentistas rechazamos que se aplique en este caso que además de ser judicial –hay acusaciones de delito por actos concretos– es asimismo tan político.

Exiliados, huidos o vividores

Son muy difíciles las valoraciones de lo que oímos y vemos. ¿Eran unos patriotas valientes que querían desobedecer la legalidad les costase lo que lcostase y ahora son acobardados en repliegue? ¿Mienten y engañan al juez (y a la opinión pública) cuando sostienen que aquel final del procés no iba a ninguna parte? ¿Luce un astuto disfraz Marta Rovira al entrar en el juzgado sin que sea visible su lazo amarillo? ¿Qué palabra define mejor a los que están fuera: exilados, huidos o vividores en el extranjero?