Ir a contenido

La clave

Diana Quer y los buitres

Bernat Gasulla

Diana Quer es una víctima por partida doble. Fue víctima de un asesino frío e implacable que había conseguido esquivar la acción de la justicia durante casi dos años. Pero también, como le ha ocurrido a demasiadas mujeres hasta ahora, fue (y parece que lo va a seguir siendo) víctima de los buitres que se dedicaron a especular sobre su carácter casquivano, sus líos con la madre y la hermana y las rencillas entre los padres tras un divorcio complicado.

Como muchos creían que no podían saber quién, cómo y por qué lo hizo, se dedicaron a sembrar carroña sobre la joven desaparecida y su familia. Solución facilona y barata. Ya se sabe: la verdad es esquiva y difícil de atrapar. Hay que investigar y, a veces, resignarse a callar. Pero no. Había que mantener el asunto en el candelero. El respeto a la intimidad, sobre todo de una persona cuyo paradero era un enigma, aunque muchos daban por hecho que había sido secuestrada y asesinada, brilló por su ausencia. 

Como 'La Manada'

Pero eso no fue lo peor. Muy pocos han querido ver cuál es el drama del 'caso Diana Quer'. Una joven que decide salir a divertirse sola y volver sin compañía a casa en plena madrugada es una persona en peligro. Pero, para la vergüenza de todos nosotros, es también una persona bajo sospecha. Lo sabe muy bien la joven violada por 'la Manada' en los Sanfermines, que, como ha ocurrido con Diana, ha sido objeto de demasiadas infamias. Por no decir, directamente, de demasiada basura.

Ahora hay quien se quiere llevar las manos a la cabeza, tras otro fracaso social. Diana fue asaltada por un ser abyecto, que supo después burlarse de todos y que cayó solo tras cometer otro delito.

Diana se resistió a la violación, fue estrangulada y arrojada a un pozo. Las que resisten acaban muertas. Las que no, como la víctima de la Manada, están señaladas.

Las estadísticas sobre violencia machista cuentan tan solo a las víctimas de sus parejas o exparejas. Pero caben pocas dudas de que Diana Quer es una víctima más del machismo más salvaje. De lo que cada vez más personas consideran terrorismo machista.

0 Comentarios
cargando